EFEMadrid

El Ministerio de Derechos Sociales y las comunidades aprueban este miércoles el acuerdo de acreditación y calidad de los centros y de los servicios de atención a la dependencia, en el que se incluye el nuevo modelo de residencias de mayores, más pequeñas y con cuidados más personalizados.

La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, preside el Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia que debate un documento consensuado en la Mesa de Diálogo Social, con entidades sociales, sociedades científicas y profesionales, que deberá recibir el apoyo de las comunidades, que tienen la competencia de las políticas sociales.

El nuevo modelo, impulsado por el ministerio de Belarra, fija los criterios de atención a personas mayores y dependientes en centros residenciales, de día o atención domiciliaria, que deberán adaptarse a las necesidades de apoyo de cada persona y respetar su voluntad, sus preferencias y su estilo de vida.

Propone residencias con menos plazas, en zonas urbanas, con unidades pequeñas de convivencia que compartan zonas comunes y mayor número de habitaciones individuales.

Pero también, apuesta por reforzar la atención domiciliaria y los dispositivos de teleasistencia para que cada persona tenga los apoyos que precise dentro de su vivienda y de su entorno comunitario.

Algunas comunidades, como Castilla-La Mancha, han expresado sus discrepancias con este nuevo modelo para el que reclaman mayor financiación. Su presidente Emiliano García-Page (PSOE) ha opinado este martes que "este cambio de modelo importantísimo" puede traer como consecuencia poner en riesgo miles de puestos de trabajo vinculados sobre todo al sector privado.