EFESao Paulo

Miles de residentes de Paraisópolis, la segunda favela más poblada de Sao Paulo, salieron este miércoles a las calles de la mayor ciudad de Brasil para repudiar la acción policial que terminó con nueve jóvenes muertos el domingo e instaron a las autoridades a "acabar con esa política que mata a la gente".

"Lo que pasó no fue una fatalidad, no fue una casualidad, no fue pisoteo. El gobernador, el secretario de Seguridad, tienen responsabilidad cuando dicen que esa política que mata a la gente está cierta", afirmó en un discurso, en llanto, Danilo, hermano de uno de los nueve jóvenes que murieron pisoteados después de que la Policía irrumpiera en una fiesta de funk en la madrugada del domingo en Paraisópolis.