EFERoma

La Conferencia Episcopal Italiana (CEI) aseguró que colaborará con Gobierno en el respecto de las normas para evitar la difusión del coronavirus, en relación a la necesidad de adelantar la misa del Gallo, que tradicionalmente se celebra a medianoche, para respetar el toque de queda nacional.

"La Conferencia Episcopal Italiana tendrá la oportunidad en sus órganos institucionales de vigilar la situación epidemiológica y discutir cómo celebrar los ritos navideños en condiciones seguras, en pleno cumplimiento de las reglas, como ha sucedido hasta ahora. Es deseo de la Conferencia Episcopal Italiana continuar la colaboración válida, en escucha mutua, con la Presidencia del Consejo de Ministros, el Ministerio del Interior y el Comité Técnico-Científico", escribió la CEI en una nota.

Por su parte, el vicepresidente de la CEI, Antonino Raspanti, aseguró que las instrucciones de los obispos italianos estarán en línea con el "toque de queda" establecido por el gobierno, en una entrevista publicada hoy en el diario "La Stampa".

Raspanti, obispo de Acireale(Sicilia), no prevé problemas, porque ya en miles de parroquias, así como en la Basílica de San Pedro en la misa que celebra el papa, ya se ha adelantado el horario.

A la pregunta si es un problema litúrgico adelantar la misa del Gallo, el vicepresidente de la CEI explica que la fiesta de la Navidad comienza con las primeras vísperas de Navidad; por lo general, la noche en la liturgia latina comienza después de las 18.00 ó 19.00 horas y termina alrededor de las 5.00 horas de la mañana siguiente; por tanto, la misa del Gallo se puede celebrar en una de las horas nocturnas. Desde hace años tanto el papa como muchas parroquias la anticipan.

También el Vaticano estudia cómo será la misa del Gallo que celebra el papa Francisco, aunque este año todo indica que será sin la presencia de fieles.

El próximo martes, en una reunión extraordinaria la CEI establecerá las pautas "sobre cómo vivir esta temporada de Adviento y Navidad en una emergencia pandémica para hablar de los tiempos de la misa", adelantó.

El ministro de Sanidad italiano, Roberto Speranza, ya adelantó que no se cambiará el toque de queda en el periodo navideño y que seguirá siendo las 22.00 horas y la línea adoptada por el gobierno parece orientarse hacia que habrá excepciones para la celebración católica.

"Lo digo como católico que el niño Jesús nazca dos horas antes no es ninguna herejía", subrayó el ministro de Asuntos regionales, Francesco Boccia. "La herejía es no notar a los enfermos, las dificultades de los médicos o la gente que sufre", dijo Boccia.