EFEMadrid

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha subrayado este martes que España ha manejado la segunda ola "con un acierto razonable", aunque ha sido "dura", y ha hecho hincapié en que afrontamos semanas "muy críticas" por la llegada de las Navidades, periodo en el que ha pedido a la ciudadanía "que se quede en casa".

De esta forma se ha expresado Illa en un vídeo proyectado durante la clausura de la octava edición de la Jornada Somos Pacientes, que cada año impulsa la Fundación Farmaindustria y la comunidad virtual Somos Pacientes, que en esta ocasión han abordado el futuro del movimiento asociativo y las lecciones que ha dejado la pandemia.

El ministro ha querido poner de manifiesto el "importante papel" y la profesionalidad de las organizaciones de pacientes, a las que ha agradecido su trabajo de forma continuada especialmente durante la pandemia, al estar al lado de la gente y "cuidando el aspecto mas humano" de la sanidad, para que "la gente no se sienta sola".

Ha resaltado algunas lecciones aprendidas durante la pandemia, como la humildad, ya que hay muchas cosas del coronavirus que aún se desconocen, con lo que hay que seguir aprendiendo y adaptando las medidas a las nuevas informaciones científicas.

También ha destacado que hay que ser "muy cautos y prudentes a la hora de afrontar las cosas que nos vienen por delante" y ha insistido en que hay que poner a la persona en el centro del sistema y en eso, ha dicho, han ayudado "mucho" las organizaciones de pacientes.

"El sistema sanitario español ha funcionado razonablemente bien", a juicio de Illa, quien no obstante ha dicho que hay evaluar y mejorar.

El ministro ha querido lanzar de nuevo un mensaje sobre la situación actual de la pandemia y es que esta segunda ola "ha sido dura" y en España llegó antes: "La hemos manejado con un acierto razonable, pero esto no está ganado y afrontamos unas semanas muy críticas".

El inicio de las fiestas navideñas, ha concretado el titular de Sanidad, es una etapa del calendario "muy especial", en la que aumenta mucho la movilidad y los contactos sociales.

Y aunque se ha mostrado contento de que entre todas las comunidades se haya acordado un plan de Navidad que restringe la movilidad, ha querido lanzar un mensaje "muy claro" y es que "nos quedemos en casa estas Navidades, que restrinjamos los contactos a los círculos familiares más íntimos".

A las organizaciones de pacientes les ha dicho que le gustaría que le ayudaran a difundir este mensaje porque estamos a las puertas del invierno, ya que "nos ha costado mucho volver a vencer esta segunda ola".

Si bien ha indicado que la incidencia acumulada está en torno a los 180 y 190 casos por cada 100.000 habitantes, "todavía queda mucho camino por recorrer".