EFEValencia

El incendio forestal de Venta del Moro (Valencia) se encuentra sin llama, sigue evolucionando favorablemente y esta tarde se trabaja en continuar con las labores para refrescar la zona, según ha informado la consellera de Interior de la Generalitat valenciana, Gabriela Bravo.

La consellera ha afirmado que la superficie afectada se mantiene en 1.300 hectáreas, unas mil hectáreas dentro del parque natural, aunque no ha alcanzado a las Hoces del Cabriel.

Según ha explicado a los periodistas en el puesto de mando avanzado, el incendio se encuentra sin llama desde las 18.00 horas de ayer martes y a lo largo de la pasada noche han estado trabajando los drones y se ha actuado en "detectar los puntos calientes y evitar que se reactivara el fuego".

A lo largo de la mañana de este miércoles, ha precisado, se ha refrescado la zona y se tienen controlados los "puntos calientes" del incendio.

En estos momentos, ha informado Bravo, hay "300 efectivos activados, pero actuando unas 160 personas", y se va a retirar una de las secciones de la UME, aunque permanecerán en la zona 60 militares, ya que esta tarde se esperan rachas de viento fuertes y va a seguir soplando el viento de levante.

Los medios terrestres continuarán en las próximas horas refrescando la zona y los aéreos con su labor de vigilancia, uno sobrevolando la zona para detectar posibles focos y otro de reserva.

Bravo ha indicado asimismo que los medios aéreos del Estado desplazados a la zona que se han retirado están en alerta para actuar en cualquier momento si se reactivara el incendio.

Según ha informado, aparte de la evolución del viento de esta tarde se espera también que a lo largo de la noche se eleve el nivel de humedad, que "favorecerá las labores de refrescar e ir apagando los puntos calientes".

También se ha retirado la maquinaria pesada frente a los cortafuegos para evitar la afectación a las Hoces del Cabriel, "pero siguen pendientes de los puntos calientes y haciendo actuaciones de control y vigilancia ante posibles reactivaciones", ha dicho.

Bravo ha señalado además que el incendio no se va a dar por estabilizado mientras haya puntos calientes y seguirán movilizados todos los medios.

Sobre la superficie afectada, ha detallado que de las 1.300 hectáreas quemadas algo más de un millar están dentro del parque natural, que tiene una superficie de unas 31.000 hectáreas, pero el fuego no ha alcanzado a las Hoces del Cabriel.

La consellera ha asegurado que cuando el incendio se declare como extinguido se convocará la oficina de posemergencia y a los representantes de los diferentes departamentos afectados para hacer una evaluación de los daños y se pondrá en marcha el decreto de ayudas.