EFENueva Delhi

La India comenzó este lunes formalmente la primera fase de su plan de desescalada después de más de dos meses bajo un riguroso confinamiento para contener la propagación del coronavirus, pese al constante aumento del número de casos.

La etapa que entra en vigor hoy y que ha sido puesta en marcha en buena parte del país, permite por primera vez la reapertura de templos, centros comerciales y restaurantes.

Esta mañana, con un tráfico considerablemente alto en comparación a los dos últimos meses, Nueva Delhi impulsó también la reactivación de sus actividades en tiendas y oficinas.

En este país conservador y religioso, muchos ansiaban la reapertura hoy de templos y centros de oración, aunque los fieles no podrán tocar las imágenes de los dioses o los libros sagrados, ni compartir alimentos dentro de los recintos.

"Todos deben seguir el protocolo y las pautas de salud. Las máscaras y el distanciamiento social son imprescindibles", recordaba en Twitter el jefe de gobierno del estado occidental de Rajasthan, Ashok Gehlot, tras el inicio de "la fase de flexibilización".

Los centros comerciales y restaurantes que abren hoy al público no podrán superar más del 50 por ciento de su capacidad, además de otras medidas sanitarias.

El intento de la India por reactivar su economía ocurre pese a que la nación continúa en un aumento galopante de nuevos casos y muertes, con una curva de afectados todavía ascendente.

El domingo se informó de 9.983 nuevos casos en un día, la jornada con más casos desde el inicio de la pandemia en este país de 1.300 millones de habitantes, que suma un total de 256.611 contagios y 7.200 muertes.

Con este ascenso, la India es desde ayer el quinto país más afectado por la pandemia en cuanto a número de casos, con un margen estrecho con el Reino Unido, el cuarto más afectado.

Esta lista está encabezada por Estados Unidos y seguida por Brasil, y Rusia.

Sin embargo, la tasa de mortalidad a causa de la COVID-19 es mucho más baja en comparación con esas naciones.

Las medidas de hoy se suman a las tomadas la semana pasada con el restablecimiento de la libre circulación de personas y bienes, y la reapertura de algunas tiendas.

La medida estuvo además acompañada de un alivio del toque de queda que pasó de estar vigente entre las 19.00 y las 7.00 horas a reducir su duración de 21.00 a 5.00 de la madrugada.

En todo el país, la entrada en la segunda fase, aún sin fecha, supondrá la reapertura de centros educativos y la tercera la reanudación de los vuelos internacionales, el desplazamiento en metro, la apertura de cines, gimnasios, centros culturales y estadios deportivos con gran asistencia de público.