EFEMadrid

Oxfam Intermón ha hecho un llamamiento al nuevo Gobierno para que ponga el sector de los cuidados en el centro de sus políticas sociales y para que equipare los derechos laborales de las empleadas del hogar a los del resto.

La ONG ha lanzado este lunes su informe mundial de desigualdad en el marco del Foro de Davos, en el que denuncia que este tipo de trabajos son desempeñados principalmente por mujeres y niñas: las mayores de 15 años que lo desempeñan sin recibir remuneración alguna asciende al menos a 10,8 billones de dólares anuales, una cifra que triplica el tamaño de la industria mundial de la tecnología.

Según este informe, el año pasado los 2.153 milmillonarios que había en el mundo poseían más riqueza que 4.600 millones de personas. Los 22 hombres más ricos del planeta poseen más riqueza que todas las mujeres de África juntas.

Y "España replica esta misma situación", comenta a Efe la responsable de Relaciones Institucionales de Oxfam Intermón, Lara Contreras.

No en vano, recuerda, en 2018 se emplearon en nuestro país 130 millones de horas diarias al trabajo de los cuidados no remunerado, lo que equivale a 16 millones de personas trabajando ocho horas al día sin percibir remuneración alguna y al 14,9% del PIB, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

"Las mujeres están sobrerrepresentadas en los trabajos peor asalariados, ya que suponen el 75%, mientras que ellas solo ocupan el 35% de los empleos mejor remunerados", recalca para añadir que "ocho de cada diez españoles en la lista Forges son hombres".

También ellas ocupan 3,5 veces más empleos parciales; en el 22,4 % de los casos es por decisión propia para dedicar tiempo a los cuidados, una cifra que desciende al 4,8% en los hombres.

"Aun existe un rol muy interiorizado que tiene que ver con una cultura patriarcal y capitalista y que está condenando a las mujeres a realizar una serie de trabajos, bien porque ellas mismas o bien la sociedad creen que tienen que hacerlo", denuncia Contreras.

Desde Oxfam Intermon aplauden que el Gobierno de coalición haya establecido como señas de identidad la lucha contra la desigualdad y los principios feministas, pero "le queda mucho por hacer".

Así, celebra las medidas anunciadas para reducir la precariedad laboral, el aumento del salario mínimo o la regularización de la temporalidad y parcialidad, así como la equiparación de los derechos de las trabajadoras del hogar en el régimen de la seguridad social.

Pero, advierte, "esa incorporación debe ser al mismo nivel de derechos que el resto de trabajadoras, debe ser una recuperación total de derechos", de forma que "una buena política feminista que ponga los cuidados en el centro debe significar que el estado y la empresa tienen que corresponsabilizarse".

Oxfam Intermon echa de menos que el acuerdo de Gobierno no haga alusión a la renta mínima garantizada para acabar con la pobreza extrema como sí proponían los dos partidos en sus programas electorales y que apuesten por una fiscalidad más progresiva.