EFETokio

Los residentes de una parte de la localidad de Okuma pudieron a partir de hoy volver permanentemente a sus casas, convirtiéndose en la segunda "zona de difícil retorno" en la que Japón levanta la orden de evacuación tras el accidente nuclear en la planta de Fukushima.

Okuma, uno de los dos municipios que acogen la accidentada planta de Fukushima, junto a Futaba, fue cerrada por la crisis nuclear de marzo de 2011, y aunque ya se habían levantado las restricciones para algunas de las zonas más alejadas de la central, parte del terreno fue designado "de difícil retorno" por la alta de radiación.

Es la segunda vez que las autoridades permiten el regreso de la población a una de estas zonas, después de que a mediados de junio se permitiera también el regreso a los residentes de una zona de la aldea de Katsurao, situada a unos 35 kilómetros de la accidentada Fukushima Daiichi, y considerada también de difícil retorno.

La decisión de hoy afecta a 8,6 kilómetros cuadrados de Okuma situados en el centro del municipio, en la que sus residentes ya podían pernoctar desde diciembre en preparación para un regreso permanente a gran escala.

"Tardará mucho tiempo todavía para que se recupere el nivel de antes, pero hoy es un día clave para Okuma", dijo este jueves el alcalde de la localidad, Jun Yoshida, en declaraciones recogidas por el diario japonés Yomiuri.

Por el momento, alrededor de 330 kilómetros cuadrados de terreno en seis localidades de la prefectura de Fukushima, incluidas Katsurao, Okuma y Futaba, siguen sujetos a la clasificación de "zona de difícil retorno".

El terremoto y el tsunami del 11 de marzo de 2011 desencadenaron fusiones parciales en tres de los cuatro núcleos de los reactores de la planta Fukushima Daiichi, lo que terminó esparciendo contaminación radiactiva en una amplia área en torno a la planta y obligó a evacuar a más de 100.000 personas.

Más de 38.000 personas continuaban en febrero de este año sin poder regresar a sus hogares, más de 26.000 de las cuales eran residentes en la prefectura de Fukushima. Del total, más de 15.500 seguían residiendo en alojamientos temporales.