EFETokio

La población de Japón disminuyó en 644.000 personas el año pasado, hasta un total de 125,5 millones de habitantes, lo que supone su mayor caída hasta la fecha y se atribuye al envejecimiento y a las restricciones fronterizas por el coronavirus, según datos publicados hoy.

Esta estadísticas actualizadas hasta el pasado 1 de octubre reflejan un descenso demográfico del 0,51 %, lo que representa el décimo primer retroceso consecutivo para el archipiélago nipón.

Los datos divulgados este viernes por la oficina estadística de Japón también señalan que por primera vez en nueve años disminuyó la entrada de extranjeros en el país.

Japón aplica amplias restricciones fronterizas desde el inicio de la pandemia de coronavirus, y en la práctica mantenía cerradas sus fronteras hasta comienzos del mes pasado para la entrada de nuevos residentes extranjeros.

Los datos reflejan asimismo un descenso poblacional en todas las prefecturas de Japón, salvo en el archipiélago de Okinawa (sudoeste del país).

En la prefectura de Tokio, la más poblada del país con 14 millones de habitantes, se registró un descenso de habitantes por primera vez en 26 años.

El acelerado envejecimiento demográfico que experimenta Japón venía causando durante los últimos años un descenso de la población en la mayoría de prefecturas salvo en Tokio y otros de los centros de actividad económica del país, como Kanagawa, Osaka y Aichi, que atraen a más habitantes jóvenes de otras regiones.

Sin embargo, en 2021 esta tendencia cambió debido a la transferencia de población desde las grandes urbes a otras zonas causada también por la pandemia y por la mayor implantación del teletrabajo en japón.

Las personas de más de 65 años fueron el único grupo poblacional que creció en el país el año pasado, con un incremento de 0,52 puntos hasta los 36,2 millones de personas y representar al 28,9 % de la población total, un máximo histórico.

El número de personas en edad laboral, desde los 15 hasta los 64 años, disminuyó hasta los 74,5 millones y alcanzó un nuevo mínimo histórico del 59,4 % de la población total.