EFEGranada

Juana Rivas tendrá que abonar 1.912 euros a su expareja y padre de sus dos hijos, Franceso Arcuri, por los gastos que le ocasionó después de que el pasado verano esta vecina de Maracena (Granada) rechazara entregarle a los menores y él tuviera que desplazarse hasta España para recogerlos.

La decisión ha sido acordada por el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada que, en un auto al que hoy ha tenido acceso Efe y contra el que cabe recurso de apelación, ha resuelto el incidente de liquidación planteado y ha estimado de forma parcial la solicitud de Arcuri contra Rivas, tras una vista celebrada el 7 de febrero.

En esa vista, a la que asistió Juana Rivas, la Fiscalía y la representación legal de Arcuri consideraron que estaban "suficientemente acreditados" los cerca de 2.000 euros de daño económico ocasionados después de que el padre tuviera que desplazarse hasta España ante la negativa de ella a devolverle a sus hijos.

La resolución acordada por el juzgado encargado de asuntos de familia fija la cuantía que Rivas deberá pagar a Arcuri tras una sentencia suya anterior, confirmada por la Audiencia, que condenó a la madre al abono de las costas del procedimiento, incluidos gastos de viajes y los que ocasionara la vuelta de los menores a Italia.

Aunque Arcuri reclamó gastos del viaje desde Carloforte a Granada, 36 noches de estancia en un hotel de Granada, incluida la manutención y dietas junto a sus dos hijos de vuelta a Italia, por un total de 5.589 euros, en la vista redujo esa cantidad a los gastos documentados de 1.912 euros y se reservó el derecho de reclamar otras cantidades.

En consecuencia, el Juzgado solo ha admitido los gastos cuya realidad e importe han quedado "cumplidamente probados", y ha excluido disposiciones de efectivo de las que se desconocía el destino que se le dio o conceptos genéricos como dietas o gastos de kilometraje, explica el auto.

Estos últimos gastos, añade, podrán tener trascendencia a efectos fiscales pero que no son suficientes para presumir "la realidad de un gasto si carecen del correspondiente respaldo probatorio".

En concreto, Rivas le deberá pagar a Arcuri los gastos del viaje desde Carloforte a Granada, la estancia en un hotel de Granada del los días 23 de julio a 27 de agosto y el viaje de vuelta a Italia junto a sus hijos.

La nueva decisión judicial sobre los gastos ocasionados a su expareja está al margen del procedimiento penal seguido contra Juana Rivas por dos delitos de sustracción de menores, y subsidiariamente por uno de desobediencia de orden judicial.

En ese otro proceso penal la Fiscalía le pide cinco años de cárcel, además de la inhabilitación especial para ejercer el derecho de patria potestad por un plazo de seis años, mientras que Arcuri solicita la misma pena de prisión, la pérdida de la patria potestad durante ocho años y que lo indemnice con 30.000 euros por daños materiales y morales.

Rivas ha justificado en reiteradas manifestaciones públicas y judiciales que intentó actuar para proteger a sus dos hijos frente a Arcuri, que fue condenado en 2009 por lesionarla y al que Juana denunció nuevamente por maltrato en julio de 2016, denuncia pendiente de resolución por la justicia italiana.