EFEBarcelona

El barrio de La Florida de L'Hospitalet de Llobregat sorprende por ser el más denso de Europa, con casi 78.000 habitantes por kilómetro cuadrado, pero también porque su asociación de vecinos está presidida por una joven de solo 22 años, Julia Portal, que lucha contra la pobreza estructural de sus vecinos, que sufren cada día entre dos y tres desahucios.

A caballo entre sus clases en un posgrado de Economía Social y Solidaria y su jornada laboral en Ikea, Portal, que se mueve en patinete eléctrico, ayuda en todo lo que puede a sus vecinos del popular barrio hospitalense desde su cargo como presidenta de la Asociación de Vecinos y Vecinas del Barrio (AViV) de La Florida.

En declaraciones a Efe, la joven presidenta vecinal confiesa que sus inquietudes sociales provienen de sus padres, que desde 2006 participan en la cooperativa de pensamiento crítico LaFundició.

"De pequeña, asistía a las reuniones de la cooperativa junto con mis padres, y supongo que ahí nace mi sensibilidad social", explica la joven, que hasta la llegada de la pandemia nunca había participado en ningún movimiento vecinal de La Florida, donde sus 47.000 vecinos se reparten los 0,8 kilómetros cuadrados que ocupa el barrio.

ASUMIR RESPONSABILIDADES IMPROPIAS DE LA JUVENTUD

Fue durante la pandemia cuando decidió ayudar a las personas mayores o con movilidad reducida del barrio para llevarles cajas de comida que recogían en las entradas de los supermercados del barrio con las donaciones de los vecinos.

"Al año siguiente de implicarme en esta red de apoyo, una serie de vecinos me propusieron asumir el cargo de presidenta de la AViV de La Florida, que en ese momento se estaba planteando qué dirección tomar", recuerda Portal, "muy satisfecha" con su primer año al frente de la entidad.

Su respuesta fue algo así como: "Bueno, claro, ¿por qué no?", recuerda entre risas la joven, que de esta manera asumió una responsabilidad impropia para alguien de su edad.

De todos modos, la asociación, que organiza sus reuniones quincenalmente en el local Pomezia -en honor a una escuela de este pueblo italiano que a finales de los 50 luchó por la alfabetización del pueblo gitano-, destaca por su horizontalidad, es decir, que todas las personas implicadas tienen la misma capacidad de decisión.

Desde la llegada de Portal, las principales acciones de la asociación son orientar para obtener la residencia a vecinos que llegan a España en situación irregular, impartir clases de castellano, hacer refuerzo escolar para los más pequeños y, sobre todo, la asesoría legal ante casos de desahucio, que son frecuentes en el barrio, entre dos y tres al día de media.

"El asociacionismo es nuestra forma de autogestionarnos, de crecer gracias al tejido vecinal y de reclamar nuestro derecho a decidir cómo queremos que sea nuestro barrio", insiste la presidenta de la AViV de La Florida.

UN BARRIO LIGADO A LA POBREZA ESTRUCTURAL

Desde la creación de los altos edificios de la época del desarrollismo -conocidos como 'chabolismo vertical'- en los años 50, donde se alojaron muchos de los residentes de las barracas del Somorrostro de Barcelona, en La Florida se ha perpetuado una pobreza estructural traducida en problemas sobre todo de vivienda, educación y sanidad, según Portal.

Estas carencias, denuncia la joven, "se maquillan" con enormes pintadas de una gran variedad cromática en los altos edificios que vertebran el barrio y que llaman la atención de los visitantes, aunque entre los vecinos se extiende la creencia de que "es una estrategia del Ayuntamiento para tapar la pobreza que hay en La Florida".

Los objetivos actuales de la asociación pasan por conseguir una mayor representación juvenil e integrar a las distintas etnias y culturas que conviven en el barrio, de modo que, al menos, haya un representante de cada una de ellas "para que todo el mundo se sienta apelado en la asociación".

"Por ahora, la vicepresidenta es una joven marroquí y contamos con un padre y una hija que representan a la comunidad gitana, aunque aún nos queda trabajo por delante", afirma la futura economista, que cuando lleve cuatro años como presidenta asegura que buscará un relevo para fomentar la rotación de roles.

Àlex Gutiérrez Páez