EFEZaragoza

Un hombre de 50 años, que en 2005 fue condenado por haber matado a su esposa dos años antes en La Puebla de Híjar (Teruel), supuestamente ha asesinado en Zaragoza a la abogada que lo defendió en ese caso, con la que mantenía una relación sentimental, y después se ha suicidado.

La víctima de este nuevo crimen machista, el tercero confirmado en España en lo que va de año, es Rebeca Santamalia Cáncer, de 47 años y madre de un hijo, y su supuesto asesino es José Javier Salvador Calvo, que fue condenado en 2005 a 18 años de prisión por el asesinato de su esposa, Patricia Maurel, en mayo de 2003, a quien propinó nueve disparos pocos días antes de las elecciones municipales a las que concurría como cabeza de lista en La Puebla de Híjar.

La delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, ha explicado este viernes que a las 21.00 horas de ayer el marido de la abogada avisó a la Sala 091 de Zaragoza de que su esposa no había regresado a casa, tras lo que agentes de la Policía hablaron con el entorno de Rebeca Santamalia y esta les encaminó hasta un domicilio de la calle Pradilla de la capital aragonesa, propiedad de su supuesto asesino.

Al no responder nadie ni al teléfono ni en el domicilio, los agentes localizaron a la hermana de José Javier Salvador Cano y entre las 4.00 y las 4.30 horas hallaron en el interior de la vivienda a la abogada asesinada "con evidentes signos de arma blanca".

Anteriormente, alrededor de la medianoche, un coche Z de la Policía Nacional había visto caminar por el viaducto nuevo de Teruel a un hombre que echó a correr cuando los agentes se dirigieron hacia él y que desapareció arrojándose al vacío.

El hombre, que llevaba gran cantidad de dinero encima, no portaba documentación pero fue identificado por las huellas como José Javier Salvador Cano, propietario del piso de Zaragoza en el que se encontró a Rebeca Santamalia.

Salvador Cano estuvo preso en la cárcel de Teruel entre 2003 y 2013, año en el que fue trasladado al Centro de Inserción Social (CIS) de Zuera (Zaragoza), donde trabajaba y dormía en prisión, hasta que en enero de 2017 salió en libertad condicional, fecha desde la que los servicios sociales se encargaban de su seguimiento y entrevistas. En 2021 hubiera logrado la libertad definitiva.

En un mensaje de Twitter, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que el Ejecutivo no permitirá "ni un paso atrás contra la violencia de género" y ha destacado que "la violencia machista no da tregua", por lo que "todos debemos volcarnos para terminar con este horror".

También las principales instituciones aragonesas han mostrado su repulsa ante este nuevo crimen machista con concentraciones silenciosas.

En la convocada en el edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón, el presidente de la Comunidad, Javier Lambán, ha expresado su dolor y repulsa por el asesinato en un nuevo caso de violencia machista que obliga, ha dicho, a redoblar esfuerzos desde todos los ámbitos para que esta "verdadera lacra" sea cuanto antes "un episodio pasado de nuestra historia".

Por su parte, la delegada del Gobierno ha pedido unidad a los partidos políticos y a la sociedad para luchar contra la "lacra" de la violencia machista y ha llamado a los hombres "demócratas" a unirse a las mujeres en las concentraciones de repulsa porque "solo juntos y trabajando en educación" se podrá acabar con ella.

Miembros de la Mesa y de la Junta de Portavoces, así como diputados de todos los grupos parlamentarios y trabajadores de la institución, han guardado un minuto de silencio a las puertas del Palacio de la Aljafería para recordar y homenajear a la abogada zaragozana, y el Ayuntamiento de Zaragoza ha declarado un día de luto oficial.

El alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve, ha descrito a la abogada asesinada como una mujer "muy sensible para los derechos humanos y la defensa de los valores de la persona".

Además, decenas de letrados se han concentrado a las puertas de la sede del Colegio de Abogados de Zaragoza en repulsa por el asesinato, donde el decano, Antonio Morán, ha manifestado la "alta calidad humana y profesional" de Santamalia, que se dedicó de forma voluntaria al Servicio de Orientación Penitenciaria entre 2010 y 2012.

La Coordinadora de Organizaciones Feministas ha convocado una concentración de repulsa en la plaza de España a las 19.00 horas de esta tarde.

Con este nuevo crimen machista ya son tres las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año en España. En 2018 fueron asesinadas 47 mujeres (cuatro en Aragón) y 978 desde que en 2003 empezaron a contabilizarse los crímenes machistas.