EFEMadrid

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé "una bajada notable" de temperaturas entre hoy y el miércoles, de hasta 12 grados en el centro, así como tormentas en amplias zonas del interior, con más de 15 litros por metro cuadrado de lluvias en una hora, granizo y rachas muy fuertes.

El episodio de calor "tan intenso" de los últimos días "tiene las horas contadas", ha asegurado hoy el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, lo que atribuye a la llegada de una vaguada a niveles altos de la atmósfera con aire algo mas fresco en superficie, que hará que las temperaturas diurnas y nocturnas "bajen notablemente" hasta el miércoles.

El descenso térmico será "desigual" y se notará más en la zona centro y mitad occidental peninsular, mientras que no habrá grandes variaciones sino incluso pequeños ascensos en la vertiente mediterránea y en Baleares.

En la zona centro, el miércoles los termómetros marcarán de 10 a 12 grados menos que el domingo, en tanto que en los valles del Guadiana y del Guadalquivir este descenso térmico será de entre 8 y 10 grados, y en la cuenca del Ebro, de entre 5 y 7 grados en relación con la jornada de ayer.

A orillas del Cantábrico, la variación se situará en el entorno de los dos grados, mientras que en el Mediterráneo las temperaturas apenas variarán o incluso podrían ascender. De hecho, en Baleares se espera una subida de hasta 5 grados.

Los termómetros se quedarán el miércoles en valores algo inferiores a los normales para la época, de entre 3 y 5 grados por debajo de lo habitual en buena parte del centro y mitad occidental peninsular, mientras que en las regiones mediterráneas y en Baleares continuará el calor, ha insistido el portavoz de la Aemet.

Ha recordado que el episodio cálido de los últimos días en el país tuvo "su punto culminante" el sábado, en el que se alcanzaron valores de hasta 43 grados en Andújar (Jaén ) y en Montoro (Córdoba).

En dicha jornada se superaron también los 42 grados en el resto del valle del Guadalquivir y en puntos de la meseta sur, y se alcanzaron 40 grados en los valles del Guadiana y del Ebro, con registros tan destacables como el de la ciudad de Pamplona, en donde los termómetros llegaron a marcar 41 grados.

Las temperaturas mínimas han sido además muy elevadas, con varias noches tórridas consecutivas y valores superiores a los 24 grados en muchos puntos del área mediterránea, especialmente en la Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Baleares.

Y también en puntos del interior las noches fueron muy cálidas, especialmente en Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía oriental y Madrid. De hecho, en la capital, durante al menos tres días consecutivos no se ha bajado de 24 grados.

Pese al descenso térmico, todavía este lunes se superarán los 35/36 grados en la meseta norte, cuenca del Ebro, puntos de Cataluña, Baleares e interior de la Comunidad Valenciana, y se superarán incluso los 38 en Murcia y Andalucía, con avisos amarillos hoy por calor en nueve regiones.

Ya a partir del jueves, aunque aún con incertidumbre, el pronóstico es que las precipitaciones estarían acotadas al extremo norte peninsular, con posibles chubascos localmente intensos de nuevo.

Se prevé que las temperaturas a partir del jueves subirán, aunque seguirán un poco frescas para la época en la mitad occidental -entre 1 y 3 grados por debajo de lo normal-, con un ambiente más templado en el área mediterránea y Baleares, con 5 grados por encima de lo habitual.