EFECopenhague

La Audiencia Nacional de Dinamarca confirmó hoy la condena a cadena perpetua, dictada en primera instancia en abril pasado, contra el inventor danés Peter Madsen por torturar y matar en su submarino a la periodista sueca Kim Wall.

El fallo unánime resaltó que Madsen ha sido encontrado culpable de una agresión sexual "de carácter especialmente peligroso" y bajo circunstancias "agravantes", homicidio premeditado y trato indecente a cadáver", en un caso de dureza "inusual".

El diseñador de submarinos y cohetes de 47 años planeó cometer un asesinato en el "Nautilus", su submarino de 18 metros de largo, aunque no pensando en Wall, a la que concedió una entrevista, sino que esta fue víctima casual de un homicidio "cínico y brutal", según había considerado probado ya el primer juicio.

Madsen salió a navegar el 10 de agosto de 2017 por la tarde con Wall y fue el novio de ésta quien, horas después, alertó a las autoridades, que pusieron en marcha un dispositivo de emergencia que acabó al día siguiente, cuando el inventor reapareció solo en el submarino en la bahía de Køge, al sur de Copenhague.

El hombre aseguró al principio haber desembarcado a Wall la noche anterior en el puerto, pero al día siguiente dijo que la periodista había muerto de forma accidental, una explicación que modificó semanas más tarde, cuando los restos mutilados fueron apareciendo tras una intensa búsqueda de las policías sueca y danesa.

La sentencia de apelación sigue la recomendación de la fiscalía, mientras que la defensa pedía una condena de entre 14 y 16 años, argumentando que la cadena perpetua es inusual en un caso de un solo crimen y cometido por una persona sin antecedentes.

Madsen había apelado solo contra la duración de la condena, aceptando el fallo condenatorio, aunque no porque admita su culpabilidad sino porque no se sentía "con energía para luchar más", según declaró hace meses su abogada, Betina Hald Engmark.

Hald Engmark se mostró hoy sorprendida con el fallo y señaló que su defendido consideraba que había sido condenado de antemano por la gran atención mediática despertada.

Para poder llevar el caso al Tribunal Supremo la defensa de Madsen necesita un dictamen favorable de la Junta de admisión de apelaciones.

La última vista del juicio había sido aplazada hasta hoy debido a que uno de los jurados se desmayó en la sala hace dos semanas y tuvo que recibir atención médica.