EFEMadrid

Los chubascos tormentosos protagonizarán un fin de semana marcado por la inestabilidad asociada a la borrasca Lola, que ocasionalmente dejará granizadas y lluvias, acompañadas de barro, y que continuará afectando a la Península la próxima semana.

“Durante este fin de semana, el tiempo estará marcado por la borrasca atlántica Lola, que dejará los cielos cubiertos y dará lugar a chubascos en la mayor parte de la Península y en las islas Canarias de mayor relieve”, ha informado Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La borrasca Lola se empezará a sentir hoy viernes por la tarde, “cuando dará lugar a chubascos tormentosos, sobre todo en Galicia, que se extenderán por el resto del tercio occidental peninsular y Canarias”.

El sábado, en su aproximación a la Península, Lola “enviará frentes que afectarán sobre todo al oeste del territorio, con lluvias y chubascos en Galicia, oeste de Castilla y León, Extremadura, oeste de Castilla-La Mancha y Andalucía occidental”, ha adelantado el portavoz de la Aemet.

Así, mañana las precipitaciones serán localmente fuertes y acompañadas de granizo, y habrá algunos chaparrones en el sureste, “donde podría haber lluvia de barro, pues los vientos asociados a Lola arrastrarán polvo sahariano en suspensión”, ha avanzado.

En el resto de la Península, salvo en el noreste, habrá posibilidad de chubascos tormentosos y precipitaciones en las islas Canarias de mayor relieve.

El domingo y el lunes, ha continuado Del Campo, “con Lola algo más cerca”, la inestabilidad aumentará y dejará “lo que clásicamente se llamaba tiempo inseguro”, porque en esas dos jornadas “existirá permanentemente la posibilidad de que caigan chubascos en casi cualquier parte de la Península.”

El domingo, las lluvias serán fuertes en puntos del centro, mitad sur e interior de Cataluña, y el lunes, además de en estas zonas, afectarán al noreste de Castilla y León y áreas aledañas, aunque las zonas menos afectadas por las precipitaciones serán el noreste de Cataluña y el litoral sureste.

En el archipiélago balear podría darse algún chubasco débil y disperso y en Canarias continuarán las precipitaciones en las islas montañosas, también en forma de chubascos.

Aunque Lola “no va a provocar un temporal de viento”, Del Campo ha señalado que “puede haber rachas superiores a los 70 u 80 kilómetros por hora en zonas de la mitad sur”, especialmente en los litorales y en zonas de alta montaña.

En cuanto a las temperaturas, subirán el viernes y el sábado, pero bajarán el domingo, mientras que el lunes se recuperarán de nuevo, salvo en el Cantábrico, donde continuarán bajando.

El portavoz de la Aemet ha explicado que los termómetros registrarán valores altos para la época en el área cantábrica y de hecho, el viernes y el sábado se espera riesgo extremo de incendios en el Cantábrico oriental y norte de Navarra, mientras que el ambiente será fresco en el área mediterránea.

La inestabilidad atmosférica continuará la semana que viene y el martes de nuevo habrá chubascos tormentosos, que podrán afectar a muchas zonas y que serán localmente fuertes en puntos de la mitad sur.

A partir del miércoles, aunque aún existirá alta probabilidad de lluvias y chubascos en buena parte de la Península, serán en general más débiles y dispersos que en los días previos, aunque no se puede descartar que sean localmente fuertes, especialmente en el norte de Aragón y Cataluña, y en zonas del oeste peninsular.

Aunque en el valle del Ebro, área mediterránea y Baleares, solo habrá algún chubasco débil, la inestabilidad continuará durante la segunda mitad de la semana en Canarias, con precipitaciones que podrían intensificarse e ir acompañadas de tormenta.

Las temperaturas durante esos días no experimentarán grandes cambios, con valores normales o algo más frescos para la época en la mayor parte de España.