EFEBruselas

La Comisión Europea (CE) añadió este lunes a su logotipo los colores de la bandera LGTBIQ, los cuales también proyectó sobre la fachada del edificio de Berlaymont en Bruselas, sede del Ejecutivo comunitario, para reafirmar a la Unión Europea como "zona de libertad LGTBIQ" en todos los países miembros con motivo del Día contra la LGTBIfobia.

"Esto son solo símbolos, pero los símbolos importan porque dicen al mundo lo que somos y lo que defendemos", afirmó este lunes la comisaria europea de igualdad Helena Dalli durante su intervención en un foro sobre la estrategia de la CE contra la homofobia, transfobia y bifobia.

El arcoiris LGTBI iluminó anoche la sede de la CE y volverá hacerlo en la noche de este lunes, una acción que refleja la preocupación de Bruselas con "la igualdad y la inclusión de las personas LGTBI en Europa", según explicó la política maltesa.

También simbólico fue el respaldo del Parlamento Europeo (PE) a declarar a la UE como "zona de libertad LGTBIQ" el pasado mes de marzo como gesto frente a los ataques de los gobiernos polaco y húngaro a los derechos del colectivo, pero que representa "un fuerte simbolismo sobre el que tenemos que construir la nueva realidad que todos queremos ver", agregó la comisaria.

En la sesión plenaria que comienza este lunes en Bruselas, el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, afirmó que debe "quedar patente que quien desea amar tiene derecho a hacerlo", pero lamentó que todos los días se sigan sucediendo "actos de violencia intolerables" contra el colectivo LGTBIQ.

"Nuestros derechos no dependen de la identidad de género u orientación sexual. Hoy celebramos la diversidad y defendemos conjuntamente los valores de la Unión Europea", recalcó el político italiano al comienzo del pleno.

La situación del colectivo dentro de la propia Unión Europea no es uniforme y actualmente existen grandes diferencias en la aceptación y protección legal de las personas LGTBIQ entre los Estados miembros, por lo que Dalli instó a adoptar estrategias nacionales y específicas que apoyen al colectivo.

El "Rainbow map" elaborado por la organización ILGA, que examina las políticas y leyes LGTBI entre los países europeos, refleja que mientras casi la totalidad de países occidentales se mueven en torno a los 60 puntos (de una escala de 100), ningún Estado miembro de Europa oriental roza la mitad de la puntuación total.

De este bloque, Polonia y Hungría son los que especialmente preocupan en Bruselas, ante el retroceso legislativo en materia LGTBIQ que se ha sucedido en los últimos años.

El Ejecutivo comunitario ha aprovechado el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia para reafirmar su compromiso por lograr "la Unión de la Igualdad".

Así lo expresó la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, quien defendió este lunes en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter que dentro de la UE se debe "poder ser quién eres, vivir y amar libremente".

También el jefe el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, subrayó en su cuenta de la misma red social que "todas las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos".

Por su parte, la Vicepresidente de la CE para Valores y Transparencia, Vera Jourová, advirtió que la UE le debe a la comunidad LGTBIQ detener el "trato injusto" al que se enfrentan incluso a diario, y recordó los últimos planes del Ejecutivo como la hoja de ruta para luchar contra la discriminación LGTBI en la UE o la intención de incluir los delitos de odio contra el colectivo en la lista de delitos europeos.

En este sentido, la comisaria Dalli recordó además que la Comisión propondrá una directiva para asegurar que la paternidad establecida en cualquier país del bloque comunitario sea automáticamente reconocida en todos los demás.