EFEMadrid

La Comisión Europea (CE) confía en tener un acuerdo en el plazo de unos seis meses sobre el incremento en los objetivos de reducción de emisiones contaminantes de la UE, para acudir así "con los deberes hechos" a la próxima Cumbre del Clima, la que acogerá Glasgow en 2020.

"Confío en que podemos hacerlo" y "me comprometo de hecho a conseguirlo para el verano, con suerte en junio", dijo este jueves el vicepresidente de la CE encargado del Pacto Verde Europeo, Frans Timmermans, durante una rueda de prensa en la Cumbre del Clima (COP25) de Madrid.

"Soy muy consciente de que la UE solo puede tener impacto en (la cumbre de) Glasgow con nuestros deberes hechos, mostrando qué estamos dispuestos a hacer (en la lucha climática) y a qué ritmo", anotó.

OBJETIVO: LOGRAR UNA ECONOMÍA NEUTRA EN EMISIONES

La Comisión acaba de presentar el llamado Pacto Verde Europeo, la hoja de ruta con la que pretende acelerar la transición ecológica de la UE hacia una economía neutra en emisiones de CO2 para 2050.

Lo que propone al respecto el Pacto es incrementar hasta "al menos" un 50 % y "hacia" el 55 % el objetivo de reducción de emisiones contaminantes de la UE en 2030, fijado actualmente en el 40 %.

Para que la futura ley climática, en la que se quiere convertir este pacto, sea respaldada por el Consejo y el Parlamento europeos, la Comisión quiere hacer una completa "evaluación de impacto", usando las "últimas evidencias científicas", y ver si es posible alcanzar esa meta del 55 %, según Timmermans.

EL NUEVO OBJETIVO DE REDUCCION NO PUEDE SER INFERIOR AL 55%

El Parlamento Europeo insiste en que el nuevo objetivo de reducción no puede ser inferior al 55 % y así lo reiteró en la rueda de prensa junto a Timmermans el eurodiputado holandés Bas Eickhout, del grupo de Los Verdes y que preside la delegación de 16 miembros de la Eurocámara que asiste a la COP25.

Eickhout subrayó la idoneidad de que los nuevos compromisos climáticos de la UE estén fijados antes de la cumbre del próximo septiembre entre el bloque comunitario y China, para que sirva de "estímulo" a otros países.

Al respecto, Timmermans sostuvo que China "tiene voluntad real" de sacar adelante los Acuerdos de París y que la base para la negociación con el gigante asiático pasa por enfatizar el "sentido económico" de la lucha climática.

Antes de la rueda de prensa, Timmermans celebró un debate con jóvenes en el marco de la COP25 y les pidió que sean parte de los esfuerzos para materializar el Pacto Verde Europeo en medidas y acciones concretas.

"Mi mayor deseo es que veáis al Pacto Verde como vuestro", expresó ante un grupo de unos 250 jóvenes.

Sin el activismo climático de los jóvenes en los últimos años, "estoy seguro de que no hubiéramos sido capaces de presentarlo", dijo sobre el Pacto.

Si no se afronta con seriedad y urgencia el calentamiento global, el aumento de la temperatura del planeta superará el límite de 1,5 grados fijado para finales de siglo y la situación del clima "estará literalmente fuera de control", advirtió Timmermans.

Asimismo, el vicepresidente de la CE reiteró la necesidad de "no dejar a nadie atrás" en la implementación del Pacto y de ser conscientes de que "los más vulnerables" son los que pueden frenar la adopción de medidas si no se les tiene en cuenta.

Más incluso que aquellos que niegan el cambio climático, al vicepresidente de la CE le preocupa también la inacción de quienes creen que la lucha es "inútil" y, en ese sentido, animó a los jóvenes a mostrarles que la situación todavía tiene arreglo.

En línea con el Pacto Verde, la Comisión tiene la "ambición" de ser neutra en emisiones para 2030 y, para conseguirlo, va a revisar desde los viajes de sus miembros al uso del papel y la energía en sus edificios.

"Invitamos a las otras instituciones europeas y a los Estados miembros (de la UE) a hacer lo mismo", animó Timmermans.

Por Miriam Burgués