EFESan Salvador

El Juzgado Cuarto de Instrucción de la capital salvadoreña aplazó hoy la audiencia preliminar contra el expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) y otras seis personas, acusadas de delitos de corrupción, para que la defensa tenga acceso a nuevas pruebas presentadas por la Fiscalía.

El defensor de Saca, Mario Machado, dijo a Efe que el juzgador otorgó 5 días hábiles a la defensa para que revise 61 documentos, que suman más de 12.000 folios, por lo que la audiencia será retomada el próximo 24 de abril.

"Se suspendió la audiencia, porque la semana pasada presentaron 61 piezas más y tanto defensa como Fiscalía estamos de acuerdo que no se puede llevar a cabo una audiencia sin tener el conocimiento de qué prueba está incorporada", señaló Machado.

Por su parte, el fiscal del caso, que pidió el anonimato, señaló que la defensa de Saca y los otros imputados pidieron al juez anular los cargos de lavado de dinero y peculado por la "prescripción de la acción penal" y que el juzgador dejó en "suspenso" la decisión "hasta el final de la audiencia".

Además de Saca, afrontan el proceso sus exsecretarios Privado, de Comunicaciones y de Juventud, Elmer Charlaix, Julio Rank y César Funes, respectivamente, a los que se suman Pablo Gómez, Francisco Rodríguez Arteaga y Jorge Alberto Herrera, quienes, según la Fiscalía ayudaron al exmandatario con la millonaria malversación.

La Fiscalía sostiene que Saca y los demás implicados operaban una estructura en el interior de la Presidencia que movió más de 300 millones de dólares a 14 cuentas personales de los funcionarios Charlaix, Rodríguez y Gómez, de las que posteriormente retiraron al menos 116 millones de dólares "en efectivo", de los que lavaron 6 millones.

El exmandatario y sus excolaboradores fueron llevados hasta una sala de audiencias del Centro Judicial Isidro Menéndez, que aglutina a la mayoría de tribunales de la capital, para instalar la audiencia, a la que el juez prohibió la entrada a la prensa.

Saca llegó al Gobierno bajo la bandera del partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista, que de acuerdo con la Fiscalía recibió 400.000 dólares del dinero malversado y de donde fue expulsado en 2010.