EFEBarcelona

La curva epidémica en Cataluña ha dado un vuelco y vuelve a subir, con las ucis llenas y una velocidad de propagación del virus (Rt) que ya es de 0,99, cuatro centésimas más que este lunes, con una tendencia a que este miércoles ya supere el 1, mientras que el riesgo de rebrote (EPG), que mide el índice de crecimiento potencial de la epidemia, crece por segundo día consecutivo.

Según los datos epidemiológicos actualizados por el Departamento de Salud, hay 1.973 pacientes con COVID hospitalizados, 56 menos que la víspera, de los que 593 están graves en la UCI, cinco más.

La velocidad de reproducción de la enfermedad está escalando rápidamente desde el viernes, probablemente por la extensión de las variantes del SARS-CoV-2 más contagiosas -la británica, la brasileña y la sudafricana-, mientras que en las últimas 24 horas se han notificado 1.482 nuevos contagios, con lo que el total de infectados desde el inicio de la pandemia asciende a 547.107.

En la última semana se han diagnosticado 10.077 nuevos casos de COVID-19, lo que da una media diaria de 1.439 contagios.

Otro indicador de que la epidemia empeora es la positividad, es decir, el porcentaje de los PCR y test de antígenos que dan positivo, que ha subido hasta el 5,43 %, tres décimas más que este lunes, y por encima del 5 % que la OMS establece para considerar controlable la pandemia.

La cifra de fallecidos desde la primera defunción por COVID en Cataluña, que fue el 6 de marzo de 2020, asciende ya a 20.512 víctimas, seis de ellas notificadas desde el luns, con 267 fallecidos en los últimos siete días, es decir, una media de 38 diarios, una cifra que sí va disminuyendo paulatinamente.

El máximo de fallecimientos diarios en la segunda ola se registró el 5 de noviembre, con 89 muertos en un día, y en la tercera ola fue el 25 de enero, con 97 fallecimientos en 24 horas.

El riesgo de rebrote (EPG), que es el índice de crecimiento potencial de la epidemia, se ha situado este martes en 268 puntos, cinco puntos más que el lunes -segundo día consecutivo de crecimiento-, mientras que la incidencia acumulada de casos por cada 100.000 habitantes en 14 días (IA14) ha bajado hasta 277, once casos menos que la víspera.

Según los epidemiólogos, la rápida subida en la propagación del virus podría deberse a varios motivos, el principal de los cuales sería la extensión de las variantes más contagiosas, pero también a un efecto puntual de la jornada electoral y a la relajación de las medidas restrictivas que permitió abrir gimnasios y amplió en una hora el horario de bares y restaurantes.

Otro factor a tener en cuenta, según los epidemiólogos, es la relajación social de las precauciones ante tantas semanas de restricciones y la bajada de las temperaturas, que propician una mayor transmisión por hacer las actividades en interiores.