EFEBarcelona

Las farmacias catalanas han empezado hoy a repartir una primera remesa de 1,5 millones de mascarillas gratuitas a la población, aunque el sistema informático se ha bloqueado y gran parte de las entregas se están gestionando a mano.

Pese a todo, el presidente de la Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (FEFAC), Antoni Torres, ha celebrado que la mañana discurra "con calma y sin colas", a pesar de este problema informático, que espera que se arregle en breve.

Las 3.227 farmacias catalanas distribuyen desde primera hora de hoy 1,5 millones de mascarillas, una por cada tarjeta sanitaria, y piden que este lunes, primer día del reparto, se vaya a buscarla sólo si realmente se necesita.

En conversación telefónica con EFE, Torres ha explicado que el sistema informático ha colapsado dado que todas las mascarillas se identifican con un solo código.

Ha relatado que dicho sistema cuenta con dos nodos: uno que interconecta a todas las farmacias y otro que traslada información al CatSalut.

Los informáticos están ahora estudiando dónde está el fallo para repararlo lo más rápido posible.

Según Torres, cada farmacia ha repartido ya de media entre 30 y 50 mascarillas y en todo momento la situación ha sido "tranquila", lo que es "una muy buena noticia".

Desde las 10.15 se pide a los clientes que reclaman mascarillas que acudan más tarde a su farmacia o, en caso de urgencia, se vende igualmente el producto y se anota manualmente la transacción, que se introducirá en el sistema cuando vuelva a funcionar.