EFELleida

La Generalitat ha endurecido las restricciones en Lleida al aplicar desde esta medianoche a la capital de la provincia y a otras siete poblaciones de la comarca del Segrià una especie de confinamiento domiciliario parcial, todo ello para intentar contener el aumento de los contagios de COVID-19.

Cuando se cumplen ocho días del confinamiento perimetral decretado en esa comarca, cuya capital es Lleida y en la que viven unas 210.000 personas, los consellers Alba Vergés (Salud) y Miquel Buch (Interior) han anunciado este domingo nuevas medidas restrictivas extraordinarias en ocho poblaciones del Segrià.

Se trata de Lleida, Alcarràs, Aitona, La Granja de Escarp, Massalcoreig, Seròs, Soses, Torres de Segre y las entidades municipales descentralizadas de Sucs y Raima.

Buch ha avanzado que a partir de esta medianoche se prohibirá toda salida y entrada de esos municipios salvo para actividades esenciales, mientras que Vergés ha pedido limitar las salidas de casa de los ciudadanos de esas poblaciones a necesidades de fuerza mayor.

La titular de Salud ha explicado que la población debe permanecer en casa y salir solo para ir a trabajar, siempre que no puedan hacer teletrabajo, y hacer las compras de primera necesidad, porque la situación de la COVID-19 en el Segrià "es una de las más complejas", ha remarcado.

En la práctica, las medidas adoptadas por la Generalitat implican que se prohíben las reuniones "de más de diez personas" tanto en el ámbito privado como en el público, así como que solo se autorizan las actividades de hostelería y restauración "mediante entrega a domicilio".

Los centros de actividades de verano para niños y jóvenes seguirán abiertos, pero todos sus participantes deberán tener residencia en la comarca del Segrià, ha precisado la consellera, pero quedan prohibidas las actividades culturales, de espectáculos públicos, recreativas y de ocio nocturno.

En cuanto a las actividades deportivas, solo se autoriza la práctica de deporte con personas que formen parte del grupo de convivencia.

Las tiendas de alimentación seguirán abiertas, mientras que en los demás comercios será necesaria la cita previa.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha tildado las nuevas medidas restrictivas de decisión "difícil pero necesaria", y la consellera de Salud ha negado que se trate de un "confinamiento domiciliario total", tras recordar que el acordado por la Generalitat no implica medidas tan extremas como las adoptadas en los últimos meses.

La consellera ha indicado que aunque han reducido el índice de transmisión en Lleida, en el Segrià ha habido un aumento de 190 casos desde ayer y 691 en la última semana, y que actualmente hay 14 personas ingresadas en la UCI con una media de edad de 56 años.

"Tomamos estas medidas complicadas ahora para no tener que estar en una situación peor y adoptar un confinamiento total", ha dicho la consellera, que ha subrayado que el objetivo es ahora "frenar las cadenas de transmisión", y por ello apelan a la ciudadanía a "bajar la actividad social a lo imprescindible".

Por su parte, Buch ha precisado que los trabajadores de servicios no esenciales de estos municipios dispondrán de 24 horas para recoger los elementos imprescindibles que les permitan teletrabajar.

La movilidad fuera de estos ocho municipios del Segrià quedará, por tanto, restringida, salvo por motivos laborales, a todas aquellas personas que no formen parte de servicios considerados esenciales.

No obstante, Buch ha aclarado que no habrá restricción de movilidad en las autovías y autopistas que cruzan estos municipios pero cuyos usuarios se desplazan fuera de esta comarca.

El conseller ha aclarado también que, a pesar de estas restricciones adicionales para estos 8 municipios del Segrià, se mantiene el confinamiento perimetral de la comarca, y ha confiado en obtener el aval judicial para adoptar estas medidas extraordinarias en estas poblaciones.

Entre tanto, la Generalitat sigue con preocupación la evolución de los contagios en el área metropolitana de Barcelona, en particular en l'Hospitalet de Llobregat, cuyo ayuntamiento ha cerrado pistas deportivas al aire libre para evitar contactos que faciliten la propagación del coronavirus.

La alcaldesa de L'Hospitalet, Nuria Marín, ha avanzado a Efe que la próxima semana se creará un comité de seguimiento del rebrote y ha explicado que se está a la espera de que las autoridades sanitarias les informen sobre los nuevos focos en la segunda ciudad más grande de Cataluña, donde los casos han pasado de 30 a 107 en una semana.

Entre tanto, en las últimas 24 horas se han dado 816 nuevos casos de coronavirus en Cataluña, 190 de ellos en la comarca leridana del Segrià, y se ha contabilizado una nueva víctima mortal, frente a las nueve de ayer.

Estos nuevos casos positivos elevan la cifra total a 76.318 desde el comienzo de la pandemia, mientras que el número total de personas fallecidas en Cataluña por coronavirus, entre casos confirmados y sospechosos, se sitúa en 12.617 según los datos aportados por las empresas funerarias.