EFEBarcelona

La Generalitat de Cataluña ha lanzado este lunes con éxito desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, su primer nanosatélite, bautizado como 'Enxaneta', que le permitirá dotar de una mayor conectividad al territorio y hacerse un hueco en el sector económico vinculado al espacio, conocido como 'Newspace'.

Al segundo intento, ya que la misión estaba prevista inicialmente para el pasado sábado, aunque se tuvo que posponer a hoy por motivos técnicos, un cohete portador ruso 'Soyuz 2' ha despegado de la base de Baikonur a las 07.07 de la mañana, hora española, con el nanosatélite catalán a bordo para ponerlo en órbita.

El lanzamiento ha sido transmitido en directo por Roscomos, la agencia espacial rusa, y ha sido seguido con atención desde Cataluña, donde la Generalitat ha celebrado el éxito de la operación, que se ha desarrollado según lo previsto.

El 'Enxaneta' es un satélite CubeSat de tres unidades y de muy pequeño tamaño, aproximadamente como una caja de zapatos, que orbitará a baja altura, a unos 500 kilómetros de distancia de la Tierra, a diferencia de los grandes satélites, que lo hacen a casi 36.000 kilómetros de altura.

Viajará a una velocidad de unos 7 kilómetros por segundo y dará una vuelta completa a la Tierra cada 90 minutos. Antes de comenzar a dar servicio, no obstante, tendrá un período de calibración de entre 3 y 4 semanas.

El 'Enxaneta', que pasará por encima de Cataluña dos veces al día, desplegará servicios de conectividad de internet de las cosas con cobertura 5G, es decir, permitirá la comunicación y la obtención de datos de sensores ubicados en todo el territorio, incluso en zonas de difícil acceso o que no tienen cobertura de las redes de telecomunicaciones terrestres convencionales.

Podrá servir, por ejemplo, para monitorizar el caudal de los ríos y las reservas de agua, hacer un seguimiento de rebaños, cultivos o fauna salvaje, recibir datos meteorológicos de estaciones situadas en sitios remotos o controlar los movimientos del suelo para prevenir desastres meteorológicos.

El satélite operará por un período de tres o cuatro años y después forzará su reentrada en la atmósfera y posterior desintegración, ha señalado la Generalitat.

Desde el CosmoCaixa, donde ha seguido el inicio de esta aventura aeroespacial, el conseller de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró, ha afirmado que el lanzamiento del 'Enxaneta' supone "un gran día para Cataluña", pues "hoy estamos ayudando a construir un país de oportunidades y progreso para todos".

"Estamos haciendo posible que el pueblo más pequeño de Cataluña pueda tener la empresa digital más grande del país", ha destacado Puigneró, que cree que "la conectividad es hoy un derecho económico y social del siglo XXI, un potente instrumento de cohesión territorial, de igualdad de oportunidades y progreso para todo el mundo".

"Hemos puesto las bases para que cualquier ciudadano, viva en Tirvia, Prat del Compte o en la calle Muntaner de Barcelona, tenga en los próximos años las mismas oportunidades para desarrollarse económica y socialmente, porque tener acceso al internet de las cosas será la base de la nueva economía digital", ha subrayado Puigneró.

El director del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC), Ignasi Ribas, ha asegurado a EFE que el lanzamiento del nanosatélite es el primer paso para "posicionar a Cataluña dentro del panorama mundial Newspace" y hará posible que pase de ser un consumidor a un proveedor de datos.

El 'Enxaneta' es el primero de los dos nanosatélites que la Generalitat, de la mano de la empresa catalana Sateliot y la británica Open Cosmos, tiene previsto poner en órbita próximamente con el objetivo, a más largo plazo, de contar con una "constelación" de estos pequeños dispositivos aeroespaciales.

El segundo nanosatélite se lanzará a finales de este año o principios del próximo y ofrecerá servicios de observación de la Tierra, lo que permitirá obtener imágenes desde el espacio en diferentes bandas espectrales para el estudio del territorio.

Analizar la productividad de suelos y cultivos, prevenir y detectar incendios forestales, hacer una gestión del agua más eficiente o planificar el desarrollo urbano y rural son algunas de las aplicaciones que puede tener este segundo nanosatélite.

Los datos que aporten los nanosatélites serán explotados en un primer momento por los diferentes departamentos de la Generalitat, con el objetivo de compartirlos, a posteriori, con universidades, centros de investigación, centros tecnológicos y empresas.

La gestión y control de los nanosatélites se realizará desde la estación terrestre ubicada en el Observatorio Astronómico del Montsec, en Sant Esteve de la Sarga (Lleida).

El lanzamiento de estos primeros nanosatélites se enmarca en la denominada Estrategia NewSpace de la Generalitat, impulsada por el departamento de Políticas Digitales, que lidera Jordi Puigneró, para que Cataluña potencie su sector aeroespacial, creando 1.200 empleos hasta 2025 y 280 millones de facturación.

El Govern prevé inyectar 18 millones de euros en cuatro años en esta estrategia, que contempla la creación de una agencia espacial -una suerte de 'NASA catalana'- y la puesta en órbita de los dos primeros nanosatélites, a los que seguirán otros hasta crear en cuatro años "una constelación", integrada por media docena de estos pequeños dispositivos espaciales.