EFESantiago de Chile

La hija del expresidente Eduardo Frei Montalba dijo que el fallo de un juez chileno que este miércoles condenó a seis personas como autores o cómplices del crimen de su padre "deja establecido que fue asesinado por la dictadura cívico militar que encabezó Augusto Pinochet".

"La sentencia que hoy el ministro (juez especial) Alejandro Madrid ha dado a conocer al país deja establecido que mi padre fue asesinado por la dictadura cívico militar que encabezó Augusto Pinochet (1973-1990)", recalcó la exlegisladora democristiana.

En una concurrida rueda de prensa realizada en la sede del Partido Demócrata Cristiano, Frei enfatizó que el crimen de su padre "se trata del único caso de un magnicidio en la historia de Chile".

"Y creo que es un hecho tan grave que el país debe asumirlo como parte de uno de los periodos más oscuros de nuestro pasado", añadió.

En un fallo de 811 páginas, el juez Madrid condenó a penas de entre tres y diez años de cárcel a seis personas por su participación en el homicidio del exmandatario cuando estuvo internado en la clínica Santa María tras complicaciones por una operación de una hernia al hiato.

Madrid sentenció a un funcionario civil de la represora Central Nacional de Informaciones (CNI), la Policía política de la dictadura de Pinochet, al exchófer de Frei Montalva y a cuatro médicos que lo atendieron en dicho centro asistencial, donde murió el 22 de enero de 1982.

Carmen Frei señaló que durante la dictadura cívico militar se impuso una manera de pensar y de actuar "inmoral y aberrante" que hizo habitual "el asesinato, la desaparición de personas, la tortura y el exilio".

Recordó que en el periodo de la dictadura las violaciones a los derechos humanos fueron parte de una política de Estado "destinada a imponer un proyecto de sociedad con base al uso del horror y del crimen".

"El homicidio de mi padre es parte de esa dolorosa verdad que por desgracia todavía no deja de producir entre nosotros sus consecuencias", añadió la exsenadora que fue la gran impulsora de que la justicia se hiciera cargo del caso de su padre.

"Nada de lo que ocurrió en torno al asesinato de mi padre fue accidental o fruto del azar. El régimen decidió que había que eliminarlo por tratarse de una figura para ellos 'extremadamente peligrosa'", enfatizó.

Frei Montalva, fundador del partido Democracia Cristiana de Chile, murió el 22 de enero de 1982, después de ser sometido a una cirugía digestiva de menor gravedad, en la clínica Santa María, en Santiago.

Según los informes, el exmandatario fue envenenado "por una sustancia química mientras permanecía hospitalizado", según el juez Madrid.

Su muerte se produjo cuando lideraba una incipiente oposición a la dictadura de Augusto Pinochet y la investigación judicial apuntó siempre a una eventual "conspiración" tramada por miembros de la Policía Secreta de la dictadura para acallarlo.

Por su parte, su hermano, el expresidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994-2000), dijo hoy que "leer el fallo es un golpe duro, pero la batalla por establecer la verdad completa del asesinato de Frei no se detiene aquí. Conocer las responsabilidades políticas será nuestra próxima tarea", apostilló.

Remarcó la participación que tuvieron en este crimen "altas autoridades del Gobierno de la época".

"Lo que se hizo no fue solamente la tarea de unos cuantos agentes o algunos médicos. Hay toda una preparación que algunos han calificado de maquiavélica y criminal", puntualizó.

El exmandatario manifestó que "este fallo nos pertenece a todos, pero por sobre todo le pertenece a Chile porque el asesinato de un presidente de la República no puede quedar en la impunidad".

En esta línea, el expresidente Ricardo Lagos (2000-2006) hizo un llamado a todos los sectores de Chile para que se cuide el lenguaje y se evite de esa forma deteriorar la democracia, con el objetivo de no repetir el quiebre institucional de 1973 y la consiguiente realización de crímenes como el asesinato de Eduardo Frei Montalva.

Lagos recordó el papel que jugó el exdictador Augusto Pinochet en el hecho.

"Ordenó el asesinato y exigió después estar presente en sus honras fúnebres. Recuerdo esa imagen imborrable y en donde el presidente Frei Ruiz-Tagle tuvo que estar presente en nombre de la familia", subrayó.