EFEOviedo

La historiadora británica Mary Beard, una de las grandes divulgadoras del mundo clásico cuyo legado ha logrado integrar en el presente a través de sus obras y de sus colaboraciones en medios de comunicación, ha obtenido hoy el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2016

Según el jurado que le ha concedido el galardón en Oviedo, Beard (Much Wenlock, 1955) se trata de una de las figuras intelectuales europeas más influyentes de la actualidad y cuenta además con un amplio reconocimiento tanto del mundo académico como de la sociedad.

Con el premio a la catedrática de Clásicas en la Universidad de Cambridge se reconoce además a las Humanidades como fuente inspiradora de la reflexión social y política contemporánea y el extraordinario talento de Beard para convertir un saber especializado en conocimiento accesible y relevante para el gran público.

Nacida en Much Wenlock, Reino Unido, el 1 de enero de 1955, Beard es autora de obras de referencia como "El triunfo romano" (2008) o "Pompeya" (2009), así como de estudios monográficos sobre el Partenón o el Coliseo y es muy seguida tanto por su columna semanal en The Times como por su popular blog en internet, "A Don's life".

A Beard también se la conoce por sus frecuentes apariciones en los medios de comunicación y por sus declaraciones públicas no exentas a menudo de polémica por lo que es muy popular en Reino Unido.

Hija única de un arquitecto, participó desde muy joven en excavaciones arqueológicas, lo que despertó su interés por la historia, y, tras licenciarse en Artes en el Newnham College de Cambridge, se doctoró con una tesis sobre "La religión del estado en el final de la República romana: un estudio basado en las obras de Cicerón".

Comprometida y feminista, al comprobar que muchos de sus compañeros de universidad cuestionaban el potencial académico de las mujeres, Beard continuó adoptando un punto de vista feminista que ha sido muy importante en su vida, según sus palabras: "De verdad no puedo comprender lo que sería ser una mujer sin ser una feminista".

En su libro sobre Pompeya, la ciudad destruida en el año 79 de nuestra era por una erupción del Vesubio, Beard reconstruye lo que fue su vida cotidiana, los trabajos de sus habitantes, el gobierno de la ciudad, el ocio, los placeres o los juegos, pero también, se encarga de combatir los mitos que ha ido sumando sobre su historia, ofreciendo una visión muy distinta a la de la leyenda.

La historiadora británica, cuya candidatura ha sido propuesta por el Grupo de Investigación "Deméter" de la Universidad de Oviedo y que ya optó al galardón de Comunicación y Humanidades, ha afirmado sentirse "realmente sorprendida" y "muy honrada" tras hacerse pública la concesión del premio.

En un conversación telefónica con Efe, Beard ha afirmado ser una mujer "comprometida con el proyecto europeo", por lo que no está "en absoluto" a favor de la posible salida británica de la Unión Europea pese a cuestionar la calidad de sus estructuras democráticas.

Tras calificar de "injusto" que Europea deje sola a Grecia ante la crisis de los refugiados, la historiadora, conocida por su activismo feminista, ha considerado que, en el ámbito de la igualdad entre hombres y mujeres, la situación ha mejorado muchísimo, pero que aún queda "mucho trabajo por hacer".

Al galardón, que el pasado año recibió la economista francesa Esther Duflo y en ediciones anteriores recayó, entre otros, en Julio Caro Baroja, John Elliott, Raymond Carr, Anthony Giddens, Jürgen Habermas, Paul Krugman y David Attenborough, optaban treinta y siete candidaturas y está dotado con la reproducción de una escultura de Joan Miró, 50.000 euros en metálico, un diploma y una insignia.

El de Ciencias Sociales ha sido el tercero en fallarse de los ochos premios que concede la Fundación Princesa de Asturias después de que se distinguiera a la actriz, directora y escenógrafa Núria Espert con el de las Artes, y al fotoperiodista estadounidense James Nachtwey con el de Comunicación y Humanidades.