EFEMadrid

La Iglesia no abrirá de manera generalizada sus archivos para investigar los abusos a menores, aunque sí está dispuesta a dar información sobre casos concretos que le requiera la comisión creada por el Defensor del Pueblo, una investigación en la que los obispos no participarán al estar limitada al ámbito eclesial.

Así lo ha avanzado este jueves el secretario general de la Conferencia Episcopal Española CEE), Luis Argüello, que ha querido aclarar los motivos por los que la Iglesia, de manera institucional, no va a participar en la comisión de investigación encomendada al Defensor del Pueblo.

"No nos parece muy correcto que se haya puesto solo la mirada en los casos de abusos de la Iglesia", ha explicado Argüello, que se ha remitido al informe de la Fundación Anar que revela un incremento del 80 % en los abusos a menores.

Ha criticado que, "siendo una problemática social tan grave", el Congreso de los Diputados se dirija al Defensor solicitando que se investigue solamente a la Iglesia católica. "No nos parece oportuno. Tenemos esa reserva", ha señalado.

En cuanto a la manera en la que piensan colaborar con la investigación, el portavoz de la CEE ha advertido de que no están dispuestos a una apertura generalizada de los archivos canónicos. "No lo haría ninguna organización", ha justificado.

Cree Argüello, en cualquier caso, que se ha generado una expectativa sobre los archivos que no corresponde a la realidad. "Parece una película medieval, que van a entrar en un archivo y se van a encontrar algo como en 'El nombre de la rosa', algo oculto y secreto y no, las cosas son mucho más sencillas".

Así, la Iglesia ofrecerá información de casos concretos de religiosos acusados que se requieran y que sea necesario conocer su historial eclesial.

"Colaboraremos en aquello que se nos pida y corresponda a las reglas del juego establecidas en el ámbito civil y canónico", ha resumido.

Argüello ha detallado que de los casos conocidos hasta la fecha -entre los que se encuentran los denunciados a las diócesis y los publicados por El País- el 80 % de ellos son anteriores a los años 80, es decir, tienen una antigüedad superior a 40 años y están prescritos desde el punto de vista civil y penal.

Además, ha continuado Argüello, la mayoría de los acusados ya han fallecido y los superiores que estaban cuando ocurrieron los hechos "ya no están".

En cuanto a los casos publicados por El País, el portavoz de la CEE ha informado de que se han ofrecido a hacer de mediadores entre las diócesis y congregaciones religiosas y las víctimas de abusos para facilitar un encuentro entre ambos.

El secretario general de la CEE ha opinado que las cosas "no se están haciendo muy mal" cuando de este siglo XXI solo hay documentados nueve casos de abusos y solo uno afecta a una diócesis, mientras que otros seis están juzgados y han quedado absueltos porque los delitos han prescrito y otro está actualmente en los tribunales.

Argüello ha contrapuesto estas cifras con los "miles de casos" que se dan en otros ámbitos de la sociedad.

"Estamos haciendo un camino, tenemos mucho dolor por lo sucedido, que afecta a nuestra credibilidad moral y por eso llevamos años dando cuentas y pasos adelante", ha explicado el portavoz de los obispos, que ha confiado en que esa colaboración de la Iglesia se pueda extender a "otros ámbitos de la sociedad donde el problema sigue en línea creciente".

Sobre el encuentro entre el papa Francisco y el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, Argüello ha celebrado el ambiente cordial de la reunión. "Nos alegra que se diga que se comparten los valores pero los valores no son globos, también tienen que ver con la defensa de la vida, con la regularización de los inmigrantes o con la familia, que es un colchón social", ha advertido.

En este sentido ha aclarado que las relaciones con el Gobierno son "cordiales". "Nos podemos decir las cosas con libertad, pero lo que pedimos nosotros es lealtad", ha subrayado.