EFEBerlín

La incidencia por coronavirus continúa marcando máximos en Alemania y superó hoy los 800 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes en siete días, mientras el consejo de expertos que asesora al gobierno insiste en la baja tasa de vacunación como uno de los mayores problemas.

Así, la incidencia acumulada se sitúa en 806,8 frente a 772,7 ayer, 515,7 hace una semana y 220,7 hace un mes, según datos del Instituto Robert Koch (RKI) actualizados la pasada madrugada.

Las autoridades sanitarias notificaron 85.440 nuevas infecciones en 24 horas y 54 muertos con o por covid-19, frente a 52.504 y 47 hace una semana, mientras la cifra de casos activos está en unos 1.334.800.

Desde el inicio de la pandemia, 8.681.447 personas han dado positivo por covid-19 y 116.718 han muerto, mientras 7.230.000 se han recuperado de la enfermedad.

La tasa acumulada de ingresos en siete días se sitúa en 3,77 por cada 100.000 habitantes, mientras la ocupación en las ucis de pacientes con covid-19 es del 10,9 % de las camas disponibles para la población adulta.

El consejo de expertos señala en su tercer informe que la cifra de nuevos ingresos en las ucis está bajando como consecuencia de la remisión de la ola causada por la variante delta, pero advierte que el avance de ómicron se refleja lentamente también en las unidades de críticos.

"La dimensión de la presión hospitalaria dependerá de forma decisiva de las incidencias en el grupo de no vacunados mayores de cincuenta años", precisa.

Aunque se espera una tasa de hospitalización menor que con la variante delta, el bajó índice de vacunación, también entre los mayores de cincuenta, apunta a que con el aumento de las incidencias habrá también muchos ingresos.

El gremio de expertos, que pronostica un aumento de los contagios y regionalmente máximos de incidencia de varios miles, señala que minimizar los contactos y administrar la dosis de refuerzo "es necesario para frenar la dinámica de la actual ola por ómicron y para proteger el sistema sanitario y las infraestructuras críticas".

"A largo plazo es urgentemente necesario cerrar mediante vacunas las brechas de inmunidad en la sociedad. De lo contrario hay que contar con nuevas olas fuertes y cíclicas de contagio y enfermedad", advierten los expertos.

Hasta el viernes, el 75,4 % de la población (62,7 millones de personas) había sido vacunada, el 73,3 % (60,9 millones) con la pauta completa, mientras el 50,1 % (41,7 millones) había recibido ya una dosis de refuerzo.

Actualmente, el 24,6 % de la población alemana (20,5 millones de personas) todavía no está vacunada; 4 millones son menores de cuatro años -el 4,8 %-, para los cuales aún no hay una vacuna.