EFEBerlín

La incidencia semanal sigue levemente al alza en Alemania, con 162,3 casos por 100.000 habitantes -frente a los 160,7 de ayer-, en una jornada en que se recordará a las víctimas mortales de la pandemia en ese país, donde se rozan los 80.000 fallecidos por o con la covid-19.

En las últimas 24 horas se verificaron 19.185 nuevas infecciones y 67 muertos, de acuerdo con los datos facilitados de madrugada por el Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia en el país.

Desde el inicio de la pandemia, el total de contagios verificados supera los 3,14 millones -de los cuales, 2,8 millones son pacientes recuperados-, mientras que el de fallecidos está en 79.914.

La incidencia empezó a subir de nuevo esta última semana, tras el receso registrado en la fiestas de pascua, lo que se atribuye a que en festivos se practican menos test.

Desde principios de abril se aceleraron las vacunaciones, ya que se incorporaron a la campaña los médicos de cabecera.

Hasta el viernes se habían inyectado 21,3 millones de dosis; unos 15,6 millones de ciudadanos han recibido la primera -un 19,1 % de la población-, mientras que 5,4 millones tienen la pauta completa -un 6,5 %.

ACTO SOLEMNE

La plana mayor de la política alemana asistirá este domingo a un oficio ecuménico en recuerdo de las víctimas, al que seguirá un acto solemne en el auditorio -Konzerthaus- de Berlín, cuyo discurso principal pronunciará el presidente del país, Frank-Walter Steinmeier. A las ceremonias asistirán la canciller Angela Merkel, el presidente del Bundestag (Parlamento), Wolfgang Schäuble, y representantes del resto de principales órganos constitucionales del país.

Seguirán al discurso del presidente varios mensajes grabados de personas que hay perdido a seres queridos en la pandemia.

Se cerrará así una semana marcada por la aprobación en Consejo de Ministros del proyecto de ley destinado a aplicar fórmulas de actuación unitarias en todo país.

Este proyecto entró ya en el trámite parlamentario el viernes y se espera que se someta a la votación del Bundestag (cámara baja) el miércoles para ser ratificado el viernes por el Bundesrat (cámara alta o de representación territorial), donde precisará el apoyo de los "Länder".

Es una modificación de la Ley de Infecciones, que contempla la activación automática de un toque de queda nocturno -de las 21.00 de la noche a las 05.00 de la mañana- en cuanto se supere la incidencia semanal de 100 casos por 100.000 habitantes.

A partir de ese nivel se limitarán también los contactos o reuniones a personas convivientes o una más de otro hogar. En los colegios se mantendrán las clases presenciales hasta los 200 casos en siete días, aunque a partir de los 100 positivos serán obligatorios dos test de antígenos semanales.

Estas medidas suponen una limitación a la capacidad de acción de los "Länder", a los que compete implementar de las medidas consensuadas.

El propósito de Merkel es establecer restricciones homogéneas y uniformes en todo el país, pero algunos poderes regionales ya han expresado su rechazo a algunas de las normas, especialmente en lo que concierne al toque de queda nocturno.