EFEBerlín

La incidencia del coronavirus en Alemania sigue sumando picos día tras día desde comienzos de noviembre y se sitúa este sábado en 444,3 nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes en siete días, frente a 438,2 ayer y 362,2 hace una semana, mientras la vacunación avanza con lentitud.

Según datos del Instituto Robert Koch (RKI) de virología actualizados la pasada madrugada, en Alemania se produjeron 67.125 nuevos contagios en 24 horas y 303 muertos por o con covid-19, mientras el número de casos activos ronda los 813.400.

La tasa acumulada de ingresos en siete días se sitúa actualmente en Alemania en 5,97 por cada 100.000 habitantes, y la ocupación en las ucis de pacientes con covid-19 es del 18,9 % de las camas disponibles en las unidades de críticos para la población adulta.

El 71,1 % de la población de Alemania (59,1 millones de personas) ha sido vacunada, el 68,4 % (56,9 millones) con la pauta completa, mientras 8,6 millones han recibido ya una dosis de refuerzo.

El presidente del Consejo de la Asociación Médica Mundial, Frank Ulrich Montgomery, pronostica que en los próximos díez días la incidencia se habrá duplicado a hasta entre 700 y 800, en declaraciones al grupo mediático Funke,

Agregó que el efecto de todas las medidas que se tomen ahora, "incluso la reducción de contactos o un parón de la vida pública", se demorará dos semanas y que a corto plazo, lo que puede ayudar "con más rapidez y mejor" es la reducción de contactos y evitar las multitudes.

A medio plazo, dijo, sólo sirve la vacuna obligatoria generalizada -a partir de los cinco (años), si la Comisión Permanente de Vacunación (Stiko) de Alemania lo permite- con lo que podría prescindirse de todas las medidas y "la vuelta a nuestra vida anterior", afirmó.