EFEZamora

La Junta de Castilla y León, junto a la Diputación de Zamora y los municipios afectados, ha comenzado a evaluar los daños y perjuicios causados por el incendio forestal que desde el pasado miércoles ha calcinado la Sierra de la Culebra de Zamora con el fin de solicitar al Gobierno de España la declaración de zona catastrófica.

El objetivo es lograr la declaración de zonas afectadas gravemente por una emergencia de protección civil, que es como se denomina formalmente a la declaración de zona catastrófica, para la veintena de municipios afectados por ese desastre natural que ha calcinado cerca de 30.000 hectáreas, según ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

La petición se realiza de acuerdo con la voluntad institucional manifestada por las diferentes administraciones públicas, tanto autonómica, provincial y local como nacional, con las primeras iniciativas de emergencia adoptadas.

Se han tenido en cuenta, además, los datos y consecuencias económicas, sociales y ambientales que ha tenido el incendio de la Sierra de la Culebra.

Por ello, el Gobierno regional ha considerado que concurren las circunstancias que permiten calificar el incendio como catástrofe, según el artículo 2 de la Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil.

El reconocimiento como zona catastrófica puede suponer, entre otras medidas, la apertura de líneas de préstamo preferenciales subvencionadas por el ICO, medidas fiscales como la exención del IBI o la reducción del IAE.

La declaración puede contemplar incluso la compensación a las administraciones locales por su falta de ingresos, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

La Junta de Castilla y León ya ha adoptado unas primeras líneas de apoyo económico y ultima un Plan de Recuperación económico-social con ayudas para la reconstrucción de infraestructuras públicas y privadas dañadas y la compensación de la pérdida de la actividad económica.

El Gobierno autonómico ha confiado en que, una vez que formalice con la documentación exigida la petición de declaración de zona catastrófica, el Consejo de Ministros adoptará el oportuno acuerdo que haga posible poner en marcha cuanto antes las compensaciones de esa declaración.

Eso permitirá que las poblaciones afectadas por el incendio reciban ayudas económicas, beneficios fiscales y se acojan a medidas de otra naturaleza para "recuperar cuanto antes la normalidad en su vida y en el desarrollo de sus actividades económicas", ha subrayado la Junta de Castilla y León.