EFEMadrid

La ley de trata incluirá medidas para desincentivar el consumo de prostitución, como el que hacen los jóvenes, a través de la educación afectivo sexual en las aulas que contempla el pacto contra la violencia de género, después de observar que muchos menores se forman por internet viendo pornografía.

Lo ha explicado la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Pilar Llop, tras su intervención en la conferencia internacional "Avances y retos de futuro en la lucha contra la trata y explotación sexual de mujeres y niñas", en la que ha destacado que el 80 % de la trata de personas es con fines de explotación sexual y más del 90% de las víctimas son mujeres y niñas.

"España es uno de los principales países de destino de trata, pero también de tránsito" y el tercer país del mundo en demanda de prostitución, ha alertado Llop, quien ha señalado que el Gobierno prepara una ley contra la trata para unificar la legislación, mejorar la formación, proteger a las víctimas e incluir medidas desincentivadoras de la prostitución.

Sobre la propuesta de abolir la prostitución y penalizar a los consumidores, tal y como proponen algunos miembros del PSOE, la delegada ha insistido en que el anteproyecto de ley de trata está en fase de elaboración. "Se escucharán todas las opciones que hayan, porque actualmente existen distintos modelos y hay que buscar el modelo que mejor sirva en el encaje jurídico legal de nuestro país".

"Está claro hay que penalizar cualquier tipo de explotación sexual y cuando la prostitución es objeto de explotación sexual hay que penalizarla, pero hay que tener en cuenta que la ley de Seguridad Ciudadana ya prevé sanciones administrativas de elevadísima cuantía", ha puntualizado, que pueden llegar hasta 600.000 euros, cuando se ofrecen servicios sexuales en lugares frecuentados por menores.

Además "se está barajando ver si hay otros caminos para penalizar otros tipos o vías de explotación sexual que llevan a la prostitución; es sabido que hay una relación entre la trata, la explotación sexual y la prostitución", ha añadido la delegada del Gobierno.

En las jornadas, el Embajador de Suecia en España, Lars-Hjalmar Wide, ha defendido el "modelo sueco" que penaliza desde hace 20 años "al consumidor de prostitución y ayuda a la mujer a escapar del agresor".

"La ley envía una señal: comprar un cuerpo tu placer no está bien y no es legal", ha aseverado el representante del Gobierno sueco, quien ha expresado el deseo de que "muchos más países sigan este modelo" de regulación de la prostitución.

La presidenta de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, Susana Martínez, ha lamentado que España sea un referente en el mundo por la leyes contra la violencia de género y no lo sea en relación con la trata de mujeres y la prostitución, que también son otros tipos de maltrato. "España se ha convertido en el país de mayor demanda de sexo de Europa", ha dicho.

"Ante el inmovilismo y la falta de posicionamiento de los partidos es necesario dar cumplimiento al pacto de Estado contra la violencia de género con medidas efectivas" y con el objetivo de "desincentivar el consumo y la publicidad de la prostitución", ha defendido.

En España, se estima que unos 15 millones de varones serían clientes potenciales de prostitución -según un informe aprobado por la Comisión Mixta Congreso-Senado en 2007-, destaca la Comisión para la Investigación de Malos Tratos, organizadora de este congreso junto a la Coalición contra la Trata.

"La violencia sexual, el maltrato y la discriminación son parte del día a día de niñas y mujeres de todo el planeta; una de cada tres mujeres declara haber sufrido algún tipo de violencia física o sexual al menos una vez en su vida", alerta la Coalición contra la Trata.

Ana Rodrigo