EFEBruselas

El número de inmigrantes que llegó a Europa en 2016 por las dos principales rutas a través del Mediterráneo fue casi dos tercios menor que el año anterior y se situó en 364.000, según datos preliminares publicados hoy por la agencia europea de control de las fronteras exteriores Frontex.

Mientras que las llegadas a las islas griegas del Egeo oriental bajaron en un 79 % hasta las 182.500, las que tuvieron como destino las costas de Italia se incrementaron casi un 20 % hasta las 181.000, la cifra más alta jamás registrada en el país.

En 2015, llegaron a través de la ruta del Mediterráneo oriental 885.400 personas, la mayoría a las islas griegas.

Frontex atribuye el descenso de las llegadas a la entrada en vigor en marzo del acuerdo para los refugiados firmado entre la Unión Europea y Ankara, que llevó a un control más estricto de las fronteras por las autoridades turcas y a la readmisión en ese país de inmigrantes procedentes de las islas griegas.

Desde marzo, el número de llegadas mensuales a las islas griegas supuso solo una pequeña parte de las registradas el año pasado y se situó en entre 4.400 y 1.800 personas al mes, procedentes en su mayoría de Siria, Afganistán e Irak.

En esta bajada también influyó el cierre de la denominada ruta de los Balcanes y las medidas adoptadas por la Unión Europea y los países concernidos para controlar las fronteras.

"Coincidiendo con el descenso de los flujos en la ruta del Mediterráneo oriental, el número de inmigrantes que atravesó los Balcanes Occidentales en 2016 cayó de forma importante hasta 123.000, frente a 764.000 en 2015", precisó Frontex en un comunicado.

Por el contrario, la cifra de inmigrantes detectados en la ruta del Mediterráneo central, que va desde el norte de África hasta Italia, aumentó hasta la cota récord de 181.000 personas, frente a las 154.000 de 2015.

De acuerdo con Frontex, esto refleja "la creciente presión migratoria desde el continente africano, en particular desde África occidental", que registró el mayor aumento en los flujos hacia Europa en 2016.

Desde 2010, el número de personas procedentes de esta zona de África interceptadas en las costas italianas se ha multiplicado por diez, la mayoría de ellas procedentes de Nigeria y, en menor medida, de Eritrea, Guinea, Costa de Marfil y Gambia.

En total, en 2016 se detectaron 503.700 entradas ilegales a través de las fronteras externas de la Unión Europea.

Frontex recordó que estos datos, de carácter preliminar, se refieren al número de detecciones de personas que intentaron cruzar ilegalmente las fronteras exteriores y que, por tanto, un mismo individuo puede haberlo intentado en diferentes puntos.