EFEBarcelona

Centenares de personas se han manifestado esta tarde en Barcelona para reclamar la libertad del rapero Pablo Hasel, una convocatoria que en su mayor parte ha transcurrido pacíficamente, pero que hacia el final ha derivado en diversos altercados.

Al término de la manifestación han comenzado a registrarse algunos incidentes en la Rambla del Raval y Drasanes por parte de grupos minoritarios que han apedreado tres oficinas bancarias rompiendo los cristales, han realizado pintadas y han provocado un fuego en una de ellas.

También han cruzado varios contenedores en la vía y han quemado alguno de ellos al final de la Rambla.

La protesta ha sido convocada por fuerzas como Arran, la CUP, Endavant, el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC) y los CDR, y la han apoyado, entre otros, el Sindicat de Llogaters y Podem Catalunya.

A diferencia de los manifestaciones de los últimos días, centradas en pedir la libertad de Hasel, en esta ocasión se han sumado otras reivindicaciones sociales y de carácter independentista, que reclamaban la "amnistía total, la disolución de los antidisturbios, autodeterminación y pan, techo y trabajo".

Bajo el lema de la pancarta central 'Fins que caiguin. Res a perdre, tot per guanyar' -Hasta que caigan. Nada que perder, todo por ganar- la manifestación ha arrancado poco antes de las 18:30 horas en la plaza Universidad.

Coreando lemas como 'amnistía' o 'libertad Hasel' y en un ambiente pacífico y festivo, los manifestantes han bajado por la ronda Sant Antoni para dirigirse después al barrio del Raval y seguir después hasta la Rambla, donde la cabecera de la manifestación se ha retirado, momento en el que se han intensificado los incidentes.

En otras ciudades catalanas, como Girona, Tarragona, Lleida o Vic también han habido manifestaciones, aunque han sido minoritarias.