EFECaracas

Las clasificaciones tradicionales de la pobreza en América Latina requieren de más variables, en particular de indicadores socioemocionales, según un estudio elaborado por CAF-Banco de Desarrollo de América Latina y la inglesa Universidad de Oxford, al que tuvo acceso hoy Efe.

"Estamos diciendo con este estudio que definitivamente hay que tomar en cuenta más allá de los indicadores materiales, tangibles, como salud, educación, condiciones de vida natural. Y se tiene que comenzar a incluir una serie de factores más intangibles que tienen que ver con ese bienestar de las personas", explicó a Efe la directora de Innovación Social de CAF, Ana Mercedes Botero.

El estudio, denominado "Dimensiones faltantes en la medición de la pobreza", señala que "la lucha contra la pobreza en América Latina se beneficiaría con la incorporación de indicadores socioemocionales como el bienestar psicológico, la seguridad física, la discriminación, la libertad política o el empoderamiento".

Para Botero, "la pobreza en América Latina se mide de manera parcial", y en el estudio se asegura, según la experta, que estos factores socioemocionales deben "complementar a las otras medidas, que son fundamentales".

La directora de Innovación Social de CAF añadió que países como Ecuador, Bolivia, El Salvador y Chile ya usan estas variables para medir el índice de pobreza, y eso es un "mensaje" de que "algunos países ya están detectando estos detalles".

"Yo no me atrevería a asegurar quién es mejor que otro, todos (los países) están haciendo un gran esfuerzo por hacer una medición más completa y más acertada (...), todos vamos por ese camino, algunos más rápido que otros, pero todos vamos por el mismo camino", agregó.

Según el informe, "la falta de indicadores internacionales de esta índole representa un cuello de botella crítico para que los estudios empíricos logren perfeccionar la medición del desarrollo".

"Si no le metes (estos factores) es probable que nos demoremos más" en "superar o aliviar la pobreza" en la región, sostuvo Botero.

"Yo creo que poco a poco el mundo se está dando cuenta de que hay otras dimensiones, y que el ser humano es una totalidad que no se debe medir solamente por el tema material y físico de sus condiciones de vida (...) tenemos que medirlo también por sus emociones, sentimientos, frustraciones, su ansiedad, su depresión, su felicidad", insistió.

La pobreza en Latinoamérica ha disminuido hasta el 28,1 por ciento de la población en 2013, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), aunque la desigualdad persiste e incluso ha aumentado, llegando a ser la tasa de pobreza en el campo 3,6 veces superior a la de las ciudades.