EFEMadrid

La mujer de 46 años asesinada este martes presuntamente por su expareja en Torrejón de Ardoz trabajaba como conserje en el edificio donde fue apuñalada hasta en siete ocasiones, según han relatado los vecinos a Efe.

Mari Carmen llevaba dos años trabajando como encargada del mantenimiento de los portales de la mancomunidad del número 86 de la avenida de la Constitución de Torrejón de Ardoz.

Se encargaba de la limpieza y de los arreglos de los diferentes desperfectos del conjunto de portales que forman esta comunidad de vecinos.

Óscar, vecino de la cuarta planta, es uno de los residentes del portal que esta mañana han dado aviso a la policía al encontrar a la víctima “tendida en el suelo” cuando entraba al rellano desde la puerta de incendios que da acceso a la escalera.

Otra vecina, Victoria Durán, vecina del portal 1 del número 86, ha dicho a Efe que “era una chica muy trabajadora, muy simpática, si tenía que echarte una mano en algo te la echaba, yo la he convidado un par de veces a café; cuando me he enterado me he quedado de piedra”.

“Madrugaba mucho, limpiaba primero en mi portal, yo la sentía muy temprano”, ha añadido esta vecina.

Aunque los vecinos no habían percibido señales de que Mari Carmen pudiera ser víctima de violencia de género, Victoria sí afirma que, según ella le contó, la suya “había sido una separación bastante mala”.

“Es una pena, esto no puede continuar así, ahora deja a unas criaturas en total desamparo, porque son muy jóvenes, el problema es que nos estemos acostumbrando a esto”, señala a Efe Yolanda, vecina de otro de los portales de la mancomunidad.

Este martes, a las diez de la mañana, la sala del 091 recibió una llamada que informaba de que una mujer estaba herida en el rellano de una vivienda, ubicada en la cuarta planta del portal 6 de la mencionada comunidad.

Los sanitarios del Summa 112 solo pudieron confirmar la muerte de la mujer, desangrada por las graves heridas que le produjo su agresor y no hubo posibilidad de reanimación.

Junto al cadáver de la mujer fue hallado el cuchillo con el que la atacaron, que tenía el mango roto, lo que denota la gran violencia con la que fue asesinada, según han informado a Efe fuentes de la investigación.

Los investigadores desde el primer momento sospecharon del hombre, divorciado de la víctima, y realizaron las gestiones para dar con su paradero.

Finalmente, la Policía Nacional detuvo al sospechoso, de 48 años, como presunto autor de la agresión y fue llevado a los calabozos de la Comisaría de Torrejón de Ardoz.

La víctima no residía en la zona, pero sí en esa localidad madrileña. Ella y el presunto asesino no estaban empadronados en el mismo domicilio, no vivían juntos, pero el hombre residía en un lugar cercano. Tenían dos hijos de 21 y 17 años.

Por el momento se desconoce si el detenido tenía antecedentes por malos tratos o alguna medida de alejamiento sobre su expareja.

La mujer no había notificado ni denunciado ningún episodio de malos tratos en el Punto Municipal de Violencia de Género, han explicado a Efe fuentes municipales.

Los agentes de seguridad ciudadana han acordonado el lugar para prestar asistencia sanitaria y proteger la escena del delito e integrantes de Policía Científica han llevado a cabo la inspección ocular junto con miembros del Grupo V de Homicidios que se han hecho cargo de la investigación.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha indicado que se investiga este crimen como posible asesinato machista.

"Se llama violencia machista, se llama violencia estructural contra la mitad de la población por ser mujeres", ha escrito la ministra en Twitter.

De confirmarse la naturaleza machista de este asesinato, sería la cuarta víctima mortal de la violencia de género en lo que va de 2021 (tercera en la Comunidad de Madrid) y la 1.082 desde que comenzó a registrarse la estadística en 2003.