EFEGinebra

El número de inmigrantes que han cruzado el Mediterráneo desde inicios del año se ha reducido a menos de la mitad entre el 1 de enero y el 6 de mayo pasados, en comparación con el mismo periodo de 2017.

Según las estadísticas de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 23.715 inmigrantes y refugiados entraron a Europa tras cruzar el Mediterráneo en los primeros 125 días de este año, frente a casi 50.000 el año pasado.

Si la comparación se hace con el mismo periodo de referencia de 2016, las cifras de 2018 representan el 13 % de las de ese año, agregó la entidad.

De los que lograron completar la travesía en lo que va de este año, 9.567 llegaron a Italia, 9.174 a Grecia y 4.927 a España.

Asimismo, 619 inmigrantes o refugiados murieron ahogados, frente a los 1.143 decesos registrados entre el 1 de enero y el 6 de mayo del año pasado.

La última operación de rescate ocurrió este lunes, cuando patrulleras libias interceptaron en aguas internacionales a 506 personas -procedentes de Marruecos, Argelia, Túnez, Bangladesh y varios países africanos- que intentaban cruzar el Mediterráneo en cuatro precarios botes neumáticos.

Según el análisis de la OIM, uno de cada cuatro inmigrantes que ha salido este año de Libia han sido interceptado por la Guardia Costera Libia y devuelto a las costas libias.

Sin embargo, el organismo lamentó hoy que el sistema de recepción para esos inmigrantes que son devueltos a su punto de partida continúe siendo "inaceptable", a pesar de pequeñas mejoras efectuadas.

La OIM propugna que se instalen "centros abiertos", donde las mujeres y niños sean separados de los hombres y los inmigrantes más vulnerables puedan ser adecuadamente evaluados.

Como información de referencia, la OIM indicó que sólo el pasado domingo más de 400 inmigrantes fueron devueltos a Libia por la Guardia Costera en cuatro operaciones de búsqueda y rescate.

Al día siguiente, otros 488 inmigrantes fueron conducidos de nuevo a Libia al término de sendas operaciones similares.

En total y desde inicios de 2018, casi 6.000 inmigrantes han sido llevados de regreso a Libia tras ser interceptados en el mar.