EFEGinebra

El número de casos sospechosos de cólera en Zimbabue asciende a más de 4.000 personas, según informó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advirtió de la rápida expansión de la enfermedad.

"Se están registrando entre 400 y 700 casos por día. Son muchos y es un dato muy relevante teniendo en cuenta que en Harare viven dos millones de personas", advirtió en rueda de prensa Christian Lindmeier, portavoz de la OMS.

Aunque en un principio la enfermedad solo se detectó en la capital, Harare, los últimos informes revelan que también ha afectado a la cercana localidad de Chitungwiza y que se han registrado casos aislados en cinco de las diez provincias de esa nación del África austral.

Las autoridades informaron del brote el 6 de septiembre y el día 11 declararon el estado de emergencia.

La OMS ha enviado a Zimbabue expertos epidemiólogos y especialistas para organizar una campaña de vacunación, además de mandar kits con material de rehidratación y antibióticos para tratar a los pacientes.

Lindmeier explicó que si bien se está organizando la campaña de vacunación, lo más importante es centrarse en mejorar las condiciones de higiene y saneamiento, origen del brote.

"Tenemos que responder rápido antes de que quede fuera de control", indicó, y recordó que si bien es de enorme preocupación el hecho de que el epicentro del brote esté en la capital, también hay que "vigilar lo que ocurre en los pueblos remotos".

El Ministerio de Sanidad de Zimbabue y la OMS alertaron el jueves de que esta cepa de la bacteria que causa el cólera parece resistir la acción de los dos tipos de antibióticos disponibles en el país.

Este brote de cólera es ya el más mortal desde 2008, cuando la enfermedad mató a más de 4.000 personas en Zimbabue y afectó a unas 100.000.

Para prevenir los contagios, la Policía prohibió que se llevasen a cabo reuniones en las calles de Harare después de que se declarase el estado de emergencia.

El mal estado de la red de saneamiento y las roturas de tuberías han contaminado los pozos de los que extraen el agua los habitantes de los suburbios de Harare, ciudad en la que la mayoría de personas no reciben agua corriente en condiciones higiénicas correctas.

Esta es la cuarta vez en los últimos 15 años que el cólera, una enfermedad tratable que causa vómitos y diarrea intensos, y que puede llegar a ser letal si no es tratada a tiempo, afecta a Zimbabue.