EFEGinebra

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció hoy que las vacunas anticovid podrían ser menos eficaces ante la nueva variante ómicron, pero insistió en que no debe cundir la alarma, aclarando que seguirían protegiendo de formas graves de la enfermedad.

En su informe epidemiológico semanal, la OMS, que por ahora ha recibido notificaciones de casos de la nueva variante desde 23 países, indica que algunas mutaciones de ómicron "podrían aumentar su capacidad de transmisión y/o permitirle cierto grado de escape a la inmunidad".

En otras palabras, se cree que las vacunas existentes -que además pueden ser modificadas en los próximos meses para adaptarse a la variante ómicron- pueden ser menos eficaces a la hora de prevenir el simple contagio de COVID-19.

Ello ya ocurrió con la variante delta, que desde que se ha convertido en la dominante en el mundo (más de un 99 % de los casos globales actuales) redujo la protección ante contagios del 60 al 40 por ciento, según indicó la semana pasada la propia OMS.

AÚN PREVENDRÍA LA COVID GRAVE

Sin embargo, de acuerdo con el mismo informe de la OMS, las vacunas parecen mantener su eficacia contra formas graves de la enfermedad, incluso en contagiados con la variante ómicron, aunque la organización aclara que por ahora los datos son muy limitados debido al relativamente bajo número de casos de ómicron estudiados.

A la vista de estos datos preliminares, la jefa de la célula técnica anticovid de la OMS, María Van Kerkhove, subrayó en rueda de prensa que sigue siendo esencial que todo el que tenga acceso a vacunas contra la COVID-19 se vacune.

"No debe asustarse innecesariamente a la opinión pública", afirmó la experta, quien destacó que "incluso si hubiera una reducción de la eficacia de la vacuna, seguirá siendo mejor estar vacunado, porque se puede salvar la vida".

Sobre la posibilidad de que ómicron tenga una mayor capacidad de transmisión o de causar episodios de covid más graves, los expertos de la OMS indicaron que todavía llevará varios días analizar la información que se está recogiendo en los países donde se ha detectado esta variante y establecer sus características.

Información de los últimos días procedente de África da cuenta de un aumento de las hospitalizaciones, pero Van Kerkhove señaló que ello podría ser una consecuencia normal del aumento de casos en general, no sólo los causados por la nueva variante.

La variante ómicron fue notificada por primera vez el 24 de noviembre en Sudáfrica, aunque los primeros casos confirmados en laboratorio, también en ese país, se identificaron en especímenes recolectados el 9 de noviembre.

CON LA VISTA YA EN LAS PANDEMIAS FUTURAS

Mientras continúa la lucha contra la actual pandemia de COVID-19, la OMS piensa ya en similares crisis sanitarias que teme volverán a presentarse en el futuro, y en este sentido hoy logró un histórico compromiso de sus 194 países miembros para iniciar las negociaciones para un instrumento legal internacional de prevención.

La asamblea extraordinaria de la organización para impulsar este futuro instrumento, que podría ser una convención o un tratado internacional, concluyó hoy con el consenso de que las negociaciones a nivel intergubernamental comiencen en marzo de 2022 y posiblemente fructifiquen con la firma de un acuerdo en 2024.

La hoja de ruta aprobada hoy fue presentada por un grupo de 43 países, liderados en negociaciones previas por Chile y Australia.

Los estados miembros de la OMS no dudaron en considerar esta decisión como fundamental para evitar que se repita una situación como la que el mundo está viviendo con la COVID-19, que está teniendo costes humanos, sociales y económicos inimaginables hace menos de dos años.