EFEMadrid

La Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático ha recordado hoy que las manifestaciones no programadas y autorizadas están prohibidas en la sede donde se celebra la cumbre climática.

Esta Convención ha publicado esta madrugada un comunicado en el que recuerda esa prohibición, tras el "desafortunado incidente de seguridad" que se registró ayer, miércoles, en las instalaciones de la cumbre de Madrid (COP25).

Una protesta no programada y no autorizada de organizaciones sociales, acreditadas en la cumbre como "observadores", obligó ayer a tomar medidas "para garantizar la seguridad de los participantes de la COP y permitir la continuación de las sesiones de la conferencia".

Los incidentes se registraron ayer en la "zona azul" de la cumbre (gestionada por la ONU) donde unos doscientos activistas protestaron para reivindicar una acción más contundente y corearon eslóganes contra el ritmo y la escasa ambición que a su juicio está demostrando esta conferencia.

La acción de protesta obligó a los agentes de seguridad de Naciones Unidas a formar un cordón para retirar a las personas que se habían concentrado a las puertas de uno de los salones plenarios.

Tras este incidente, responsables de la Convención de la ONU de Cambio Climático y de organizaciones no gubernamentales acreditadas como "observadores" celebraron una reunión para debatir el tema y avanzar en soluciones, y han publicado un comunicado esta madrugada.

En la nota, la Convención de la ONU subraya la importancia que da a la participación de los observadores en este tipo de conferencias para conocer e intercambiar puntos de vista, y ha recordado que en Madrid han participado "activamente" desde el primer día.

Pero ha insistido en la importancia de garantizar "un entorno seguro y respetuoso" y en que todos los participantes en este tipo de conferencias tienen que aceptar y cumplir un "código de conducta".

Los representantes de las organizaciones no gubernamentales que estuvieron en la reunión se han comprometido con la Convención a respetar las directrices de seguridad de la Conferencia y ese "código de conducta", y a pedir autorización previa para realizar cualquier acción reivindicativa.

Después de que los representantes de las ong se hayan comprometido a cumplir con esas normas, la Convención de la ONU de Cambio Climático ha autorizado a las personas que protagonizaron ayer los incidentes a regresar a la Conferencia.

La organización Fridays For Future ha hecho pública también una nota en la que subraya que las protestas reclamaban más derechos para los pueblos indígenas, derechos de la mujer y medidas más ambiciosas por parte de los países más ricos.

Han denunciado que se están posponiendo los debates más importantes en la cumbre y han lamentado que la tendencia de las negociaciones apunta que los compromisos cada vez se alejan más de poder cumplir con el Acuerdo de París.