EFEManagua

La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, contraparte del Gobierno de Daniel Ortega en una mesa de negociación con la que esperan superar la crisis que vive Nicaragua desde abril de 2018, denunciará "la grave violación de derechos" en el país en el marco de la 49 Asamblea General de la OEA.

Entre otros, la delegación opositora hará énfasis sobre la grave violación de derechos humanos en Nicaragua, la falta de voluntad del Gobierno de Ortega al cumplimiento total de los acuerdos firmados el 27 y 29 de marzo en el marco de las negociaciones que se encuentran suspendidas desde abril pasado.

También demandarán el regreso a Nicaragua de organismos de derechos humanos, entre ellos la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y sus diferentes mecanismos, y del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ACNUDH).

Además, reafirmarán el compromiso en la búsqueda de una solución pacífica a la crisis, "que pasa por la libertad plena, la verdad, la justicia y la celebración de elecciones libres, transparentes y anticipadas", señaló la Alianza Cívica en una declaración.

La delegación opositora, que participará en varias actividades asociadas con la 49 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) a celebrarse en Medellín, Colombia, del miércoles al viernes próximo, está integrada por el economista Juan Sebastián Chamorro, la abogada constitucionalista Azahálea Solís y los dirigentes estudiantiles Max Jerez y Ángel Rocha.

Esa delegación se reunirá con el Grupo de Trabajo sobre Nicaragua conformado por Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Guyana, México, Panamá y Perú, presidido por Canadá, así como con misiones ante la OEA.

También participarán del panel "Democratización de Nicaragua: la única salida da la crisis", organizado por la diáspora nicaragüense en diversos países.

Asimismo, en el conversatorio "¿Hacia dónde va Nicaragua? Retos y desafíos ante la grave crisis de derechos humanos", que contará con la participación de especialistas en derechos humanos de la CIDH y de Nicaragua, así como de la periodista nicaragüense-costarricense Lucía Pineda, quien estuvo encarcelada en el marco de la crisis acusada de promover el "terrorismo".

La Asamblea General de la OEA también acogerá a un grupo de líderes opositores nicaragüenses que ofrecerán sus testimonios sobre la crisis que atraviesa Nicaragua.

Entre ellos se encuentran los denominados "presos políticos" liberados Irlando Jérez, Yubrank Suazo, Cristhian Fajardo y su esposa María Adilia Peralta, y el afrodescendiente Brandon Lovo.

Desde abril de 2018 Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 326 muertos, según la CIDH, aunque organismos locales elevan la cifra a 595 y el Gobierno reconoce 200.

Según el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), adscrito a la CIDH, el mayor responsable de la violencia es el Gobierno de Ortega.