EFEBarcelona

La epidemia sigue acelerando en Cataluña, donde en las últimas 24 horas se han diagnosticado 4.024 nuevos infectados, se han notificado 31 muertes más, hay 57 nuevos hospitalizados y el riesgo de expansión del virus ha subido en 75 puntos, alcanzando un EPG de 541,4, muy por encima del máximo de la primera ola.

Según los datos epidemiológicos actualizados este miércoles por el Departamento de Salud, la curva de riesgo de expansión de la epidemia ya es más alta que en la primera ola y sigue en ascensión vertical, con un EPG de 541,4, casi 100 puntos encima del máximo que se alcanzó el 20 de marzo, cuando el crecimiento potencial del virus (EPG) fue de 454, aunque la situación hospitalaria y de detección de casos es mejor que entonces.

Además, tras tres días de ligeros descensos de la Rt (velocidad de reproducción), este indicador ha subido una décima y ha pasado del 1,28 de ayer a 1,38 hoy.

Los epidemiólogos, que verían bien un toque de queda nocturno como nueva medida restrictiva para reforzar las actuales, confían en que la curva de crecimiento de la epidemia en Cataluña se aplane a partir del viernes, cuando se empiecen a notar los efectos de las restricciones impuestas en toda la comunidad con el cierre de bares y restaurantes y las limitaciones de actividades y aforos.

El total de casos confirmados de coronavirus desde el inicio de la pandemia en Cataluña se ha situado en 210.318, lo que supone 4.024 nuevos contagios desde ayer, de los que 183.144 son positivos confirmados por PCR, 3.982 de ellos en las últimas 24 horas.

Los casos confirmados de infección por PCR se han duplicado en 14 días, ya que si entre el 27 de septiembre y el 3 de octubre se diagnosticaron un total de 8.851 positivos, en la semana del 11 al 17 de octubre han dado positivo 17.672 personas, un 99,6 % más.

La tensión en los hospitales sigue aumentando con 57 nuevas hospitalizaciones, que han situado en 1.442 los pacientes con COVID ingresados, de los que 243, cuatro más que la víspera, están graves en la UCI, lo que equivale a que aproximadamente un 27 % de las 915 camas de UCI habituales de que disponen los hospitales catalanes están ocupadas por enfermos graves de COVID.

Durante los últimos siete días (entre el 11 y el 17 de octubre), los hospitales catalanes han ingresado a 157 personas en las UCI y han fallecido 125, 32 más que hace dos semanas.

El total de fallecidos por la COVID-19 desde el inicio de la pandemia en marzo se sitúa hoy en 13.701, de los que 31 han sido reportados en las últimas 24 horas, una mortandad que es similar a la que se daba a mediados de mayo.

La comarca del Barcelonès, la más poblada y densa de Cataluña, presenta hoy un índice EPG de 572,9 (56 puntos más que ayer) y una tasa de reproducción del virus (Rt) de 1,37, una décima más que la víspera, rompiendo la tendencia a la baja de los últimos días.

En cuanto a los municipios, un total de 47 de más de 20.000 habitantes -14 más que ayer- superan los 500 puntos de riesgo de rebrote de COVID-19.

En la ciudad de Barcelona, el índice EPG de riesgo de rebrote ha crecido 58 puntos en las últimas 24 horas y se ha situado en 539,6, y la velocidad de transmisión del virus (Rt) ha vuelto a subir una décima y ha pasado del 1,27 al 1,37.