EFELa Haya

Países Bajos vive este domingo la primera tormenta de nieve en más de una década, bautizada como Darcy, que deja capas de nieve de hasta 30 centímetros de grosor, lo que llevó a la interrupción del tráfico ferroviario, por carretera y aéreo, además del cierre de todos los centros de test PCR para los próximos días.

El Instituto Meteorológico de Países Bajos (KNMI) declaró la “alerta roja” en todo el país debido a la tormenta de nieve y el fuerte viento, que podría superar los 90 kilómetros por hora, lo que ha provocado ya una baja visibilidad y un frío extremo.

La situación también obligó a la interrupción del tráfico en el Aeropuerto de Eindhoven durante todo el día, con esperanza de poder reiniciarlo este lunes a las 7.00 hora local (06.00 GMT), y afectó al aeropuerto Schiphol de Ámsterdam, donde decenas de vuelos han sido cancelados o han sufrido retrasos de varias horas porque la única pista en uso estaba llena de nieve.

Además, la empresa de ferrocarriles NS ha cancelado todo el tráfico ferroviario para todo el día por el clima invernal. “En este momento, hay demasiadas interrupciones para brindar un servicio de trenes, más tarde se anunciará la información sobre la expectativa del tráfico de trenes para mañana”, informó la empresa de transporte público.

En grandes ciudades como Ámsterdam, Róterdam, La Haya o Utrecht, los tranvías y metros tampoco circulan, hasta nuevo aviso, y se han cancelado numerosos servicios de entrega a domicilio. “La seguridad de nuestros repartidores es nuestra prioridad. Eso significa que los clientes verán una oferta más limitada en la web”, subrayó la cadena de reparto local Thuisbezorgd.

UN PAÍS PARALIZADO POR LA NIEVE

La televisión neerlandesa NOS ha retransmitido imágenes de varias ciudades con coches atascados en la nieve, trenes parados y quitanieves accidentadas, y aseguró que los servicios de asistencia en carretera no dan abasto ante las llamadas de conductores con averías.

El temporal de nieve vino acompañado de fuertes vientos que han dejado una sensación térmica de menos 10 grados centígrados, según estaciones meteorológicas de la zona centro de Países Bajos, donde se registró la primera tormenta de nieve oficial en 11 años.

El paisaje este domingo está siendo de calles vestidas de blanco con capas de nieve que han llegado a medir 30 centímetros de grosor en la zona este y sur del país.

Muchos ciudadanos han salido a disfrutar de la nieve en sus barrios, a pesar de la advertencia del gobierno de no salir a la calle en grupos de más de dos personas para evitar contagios de coronavirus, y una recomendación de no esquiar para evitar accidentes, dado que los hospitales ya están saturados por la pandemia, alertó el primer ministro saliente, Mark Rutte.

En Ámsterdam se registró una imagen viral entre vecinos de la ciudad y la policía neerlandesa jugando con la nieve unos con otros, una escena diferente a la registrada hace un par de semanas en la misma plaza Dam, donde tuvieron lugar violentos disturbios entre jóvenes amotinados y los agentes en protestas contra el toque de queda vigente.

Las autoridades esperan que las temperaturas se mantengan bajo cero durante la próxima semana, aunque no se espera que permita la esperada celebración de Elfstedentocht, la tradicional carrera de patinaje sobre los canales congelados que consiste en recorrer 200 kilómetros cruzando más de una decena de ciudades en el norte del país, y que no se ha podido celebrar desde 1997 porque los canales no se han llegado a congelar.