EFEMadrid

La reina Letizia ha destacado el papel fundamental que juegan tanto la familia como los profesores para garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Doña Letizia ha presidido este jueves un debate organizado por la Fundación Microfinanzas BBVA en el que han participado seis mujeres consideradas como ejemplo de superación de barreras en diversas áreas.

"Mujeres excepcionales: el valor de una oportunidad", ha sido el título de este acto en el que la reina ha estado acompañada, entre otros, por la ministra de Economía, Nadia Calviño; el presidente del BBVA, Carlos Torres; y el director general de la Fundación Microfinanzas de esta entidad, Javier Flores.

El objetivo del debate, cerrado a los medios de comunicación, ha sido dar visibilidad a mujeres con éxito profesional tras superar diversas dificultades o en oficios copados habitualmente por hombres.

Fuentes de Zarzuela han informado al término del acto que la reina ha hecho hincapié en que la educación es un tema prioritario para garantizar la igualdad de oportunidades, empezando por la enseñanza primaria y secundaria.

Ha sido en ese contexto en el que ha resaltado el papel fundamental que juegan tanto la familia como los profesores y ha instado a reconocer la labor de los docentes.

En el acto han participado la artista multidisciplinar aragonesa Lita Cabellut, reconocida internacionalmente y que tuvo una infancia difícil hasta que fue adoptada a los 12 años, y la comandante madrileña Débora Gómez, primera mujer piloto de la Patrulla de Helicópteros del Ejército del Aire encargada del transporte de miembros de la Casa Real y del Gobierno.

También han estado presentes la camionera peruana Guisela Martínez, quien luchó hasta conseguir un microcrédito con el que financiar un vehículo para transportar carbón, y la valenciana Magdalena Verdú, fontanera y propietaria de una empresa de instalación de gas.

A ellas se han sumado la jugadora toledana de rugby Lourdes Alameda y la estudiante granadina Rosa Muñoz, primera universitaria de su familia de etnia gitana.

En conversación previa con los periodistas, varias de ellas han comentado su experiencia profesional y las vicisitudes que han tenido que pasar en su trayectoria.

Para Cabellut, el ámbito del arte aún sigue siendo un mundo de hombres aunque "las pocas mujeres que somos -ha dicho- hacemos mucho ruido".

Magdalena Verdú ha resaltado las dificultades que tuvo cuando hace veinte años tuvo que desenvolverse como fontanera porque sus compañeros masculinos consideraban que "no debía estar ahí, sino en otro lado".

"He tenido que demostrar mucho y a veces hace falta que las mujeres demos un golpe en la mesa para decir que ahí estamos", ha añadido.

La primera piloto de helicópteros para autoridades ha asegurado sentirse como una más en el Ejército, y mientras que afirma que en las Fuerzas Armadas no hay diferencias entre hombres y mujeres, cree que sí siguen existiendo aún en la sociedad.

Guisela Martínez ha resaltado también sus difíciles inicios como camionera aunque ahora se siente totalmente integrada en un sector eminentemente de hombres, y Rosa Muñoz ha destacado su "rebeldía" para estudiar en la Universidad y el apoyo que en todo momento ha tenido para ello por parte de su madre y su abuela.