EFECeuta

La frontera del Tarajal que separa Ceuta de Marruecos ha recuperado hoy la normalidad en el tránsito después de una noche de nuevas alertas ante la presencia de grupos de inmigrantes a la espera de poder entrar en la ciudad, lo que ha motivado que el tráfico se ralentizara en ambos sentidos.

Fuentes policiales han informado a Efe de que hasta pasada la medianoche las colas de automóviles que entraban y salían por la aduana fronteriza alcanzaron más de dos kilómetros como consecuencia de la ralentización en el tránsito.

Esta situación se produjo como consecuencia de nuevas alarmas activadas en la frontera por la numerosa presencia de inmigrantes subsaharianos a la espera de poder entrar en la ciudad en nuevos saltos colectivos.

La Policía Nacional desplegó varias unidades al paso fronterizo en previsión de que se produjera una nueva entrada a la carrera, lo que motivó que el tráfico de vehículos sufriera cortes intermitentes.

En la mañana de hoy se ha recuperado el tránsito normal, sobre todo de vehículos de emigrantes magrebíes que participan en la Operación Paso del Estrecho (OPE).