EFENueva Delhi

El vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea y responsable del Pacto Verde, Frans Timmermans, destacó este viernes el "gran potencial" de la India, que apoyará la Unión Europea (UE), para el desarrollo de proyectos ecológicos que contribuyan a reducir las emisiones globales de carbón.

El país precisa de inversión financiera y planes definidos que "redirijan el dinero que se invierte en el carbón hacia las energías renovables", un cometido para el que las autoridades indias han mostrado un compromiso favorable, aseguró el vicepresidente en un encuentro con un reducido número de periodistas en Nueva Delhi.

En este sentido, enfatizó la voluntad de la Unión Europea por cooperar con este gigante asiático en garantizar "la mejor transición para poner fin a las emisiones de carbón".

"Hay muchas cosas que podemos hacer juntos, y existe una fuerte voluntad de asociación en diferentes áreas", agregó Timmermans.

También explicó que "dado que la India está pasando por un proceso similar" al que atravesó la UE hace tiempo en materia de reducción de partículas nocivas para el medio ambiente, la experiencia europea para esta transición "será útil".

"La India se incorporó tarde al desarrollo y, por lo tanto, tiene una menor responsabilidad" en este proceso de transición, dijo, y precisó, no obstante: "Al final del día, todos tenemos que salir de la economía basada en el carbón y renovarla. Se trata de un cambio fundamental".

El vicepresidente considera que "no hay futuro para el carbón", pero dejar de depender de su actividad "es extremadamente complicado" por las implicaciones sociales y económicas que conlleva sobre todo para la India, considerado el tercer mayor productor de esta fuente de energía, solo por detrás de EE.UU. y China.

Por este motivo, es importante que la India cuente con alternativas y nuevas oportunidades que permitan 'descarbonizar' la economía poco a poco, anotó.

Timmermans cree que la India podría beneficiarse de la energía eólica e hidráulica, fuentes que en Europa han aportado resultados positivos tanto en la economía como en la reducción de gases contaminantes.

LOS RETOS DE LA COP26

La visita de Timmermans se produce solo diez días antes del inicio de la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en la ciudad de Glasgow, Escocia.

Los retos de la cumbre son numerosos, porque como expuso esta semana en un informe el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), los Gobiernos del mundo planean producir más del doble de la cantidad de combustibles fósiles en 2030 de lo que sería compatible con limitar el calentamiento global a 1,5 grados.

El citado informe señala además que la brecha de producción de energías fósiles -carbón, petróleo y gas- se ha mantenido prácticamente sin cambios desde 2019, por lo que apela a todos los Gobiernos para garantizar que la transición ecológica, más allá de los combustibles fósiles, sea justa y equitativa.

Según ese documento, la India se comprometió en 2016 a una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, comparado con los niveles de 2005, de entre el 33 % y el 35 % para 2030.

Pero en contraste con ese anuncio, las autoridades indias redactaron el año pasado un plan de explotación de los recursos naturales en el que se planteaba expandir la producción de carbón entre 2019 y 2024 cerca de un 60 % (de 730 a 1.149 toneladas).