EFENairobi

El comisario europeo de Medioambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkievicius, expresó hoy su inquietud por el impacto medioambiental de la guerra de Ucrania, durante la inauguración de la segunda parte de la V Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente (UNEA-5) en Nairobi.

"Esta es una celebración entristecida por el acto de agresión de la Federación Rusa hacia un país vecino que ha conducido al estallido de una guerra en Europa", afirmó Sinkievicius ante el plenario de la asamblea en el complejo de la ONU en la capital de Kenia.

"En estas horas oscuras, nuestros pensamientos están con Ucrania y con las mujeres, hombres y niños inocentes que son víctimas de este ataque", subrayó el titular de Medioambiente de la Comisión Europea (CE).

"También -aseveró- estamos preocupados por el impacto dañino que este ataque militar contra Ucrania y su pueblo tendrá en el medioambiente".

El comisario advirtió de que "las consecuencias ecológicas de esta invasión probablemente amenazarán las vidas humanas y la salud con efecto inmediato y a largo plazo"

Señaló, asimismo, que "la Unión Europea (UE) y sus Estados miembros condenan las continuas acciones agresivas y las amenazas de Rusia contra Ucrania, y piden a Rusia una desescalada y cumplir la ley internacional e implicarse de manera constructiva en el diálogo a través de los mecanismos internacionales".

El político lituano reiteró la demanda europea para que "Rusia cese inmediatamente las acciones militares de manera incondicional y retire todas las fuerzas y el equipo militar de todo el territorio de Ucrania" y para que "respete completamente la integridad territorial, soberanía e independencia de Ucrania".

Tras la intervención del comisario europeo, un representante de Rusia exigió su derecho de réplica y pidió la palabra.

"Quiero dejar claro que la operación militar en Ucrania lanzada por Rusia para la desmilitarización (..) de Ucrania fue totalmente provocada por el régimen de Kiev", subrayó el representante ruso, que acusó a Ucrania de "sabotear" los acuerdos de Minsk.

Con los acuerdos de Minsk, la comunidad internacional intentaba desde 2014 solucionar, por la vía de la negociación, la crisis abierta en Ucrania por las repúblicas secesionistas de Donetsk y Lugansk, tras ser reconocidas por el presidente ruso, Vladímir Putin.

La guerra de Ucrania sobrevoló la inauguración de UNEA-5 con algunas alusiones indirectas a la invasión rusa iniciada hace cinco días.

El ministro noruego de Medioambiente, Espen Barth Eide, cuyo país ejerce la presidencia de UNEA-5, declaró al inaugurar la sesión del plenario que la asamblea coincide con un "grave convulsión geopolítica" y abogó como solución por la "diplomacia multilateral".

"Nos reunimos en un momentos de gran convulsión. Es hora de soluciones pacíficas. El multilateralismo es más importante que nunca", remarcó, por su parte Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA, con sede en Nairobi), que auspicia la asamblea.

Representantes de los 193 Estados miembros de la ONU se reúnen desde hoy y hasta el miércoles en la capital keniana para analizar, entre otros asuntos, los pasos para lograr un tratado mundial que sirva para combatir la contaminación por plástico.

La segunda parte de UNEA-5, que ya celebró su primera sesión en 2021 de forma telemática por la pandemia de covid-19, adopta esta semana en Nairobi una fórmula de participación híbrida (presencial y virtual) con la asistencia más de 2.000 delegados.