EFEMadrid

El número de nacimientos se redujo un 4,2 por cien en el primer semestre de 2020, mientras que el de defunciones aumentó un 19,6 %, hasta las 262.373 personas, según la estadística del Movimiento Natural de la Población del INE.

De su datos se desprende que el crecimiento vegetativo (diferencia entre nacimientos y defunciones) de la población presentó un saldo negativo de 94.326 personas durante la primera mitad del año.

En esos meses se registraron 168.047 nacimientos, un 4,2 % menos que en el año anterior, con lo que continúa la tendencia a la baja de los últimos años, sólo interrumpida en 2014.

Durante ese período fallecieron en España 262.373 personas, un 19,6 % más que en 2019, incremento que el INE atribuye al efecto de la pandemia desde el mes de marzo.

En esos seis meses se registraron 28.327 matrimonios, un 60,8 % menos que en 2019 y el Instituto Nacional de Estadística (INE) recuerda que las celebraciones se vieron muy afectadas por el confinamiento durante los meses de marzo a junio y destaca que en el pasado mes de abril se contabilizaron solo 286 esponsales.

Los fallecimientos se incrementaron en todas las regiones, salvo en Baleares (-0,4 %) y Murcia (-1,6 %), y los mayores aumentos de personas fallecidas respecto a su población se dieron en Madrid (64,3 %), Castilla-La Mancha (46,2 %) y Cataluña (31,8 %).

En Cataluña murieron 44.414 personas, en Madrid, 40.710 y en Andalucía, 38.228, en esos primeros seis meses.

Los nacimientos sólo crecieron en la primera mitad de 2020 en la ciudad autónoma de Ceuta (6,2 %) y es en la otra ciudad autónoma, Melilla (-22,1 %), donde más descendieron, seguida de Madrid (-6,6 %) y Navarra (-6,5 %).

El saldo vegetativo fue positivo en el primer semestre en Murcia (673 personas más que en mismo período del año anterior), Baleares (335) y en las ciudades autónomas de Melilla (167) y Ceuta (85).

Los saldos más negativos se localizaron en Cataluña (-15.347 personas), Madrid (-14.895) y Castilla y León (-12.668).

Los matrimonios tuvieron descensos superiores al 50 % en todas las comunidades autónomas, especialmente en Castilla-La Mancha (-67,7 %) y Madrid (-66,9 %), además de en Melilla (-68.3 %).