EFEPamplona

El Gobierno y el Parlamento de Navarra, con sus presidentes a la cabeza, María Chivite y Unai Hualde, respectivamente, han cumplido este domingo con el tradicional acto de homenaje a los reyes y reinas de Navarra que anualmente se celebra en el Monasterio de Leyre, donde se custodian los restos de los primeros reyes del Reino de Pamplona, precursor del Reino de Navarra.

Navarra mantiene así una tradición iniciada en 1973 por la entonces Diputación Foral, que ya se recuperó el año pasado tras dos de interrupción por el cambio de la actual legislatura y por la pandemia de la covid-19 y que tiene desde hace años un carácter civil aunque ceremonioso en el monasterio de San Salvador, cuya comunidad benedictina ha participado como anfitriona.

En el transcurso del acto se ha leído en euskera y castellano un texto explicativo sobre el simbolismo de Leyre en la historia de Navarra, dado que en el Panteón Real descansan los restos de Sancho Garcés (804-824), Jimeno Íñiguez (824-836), Íñigo Arista (836-852), García Íñiguez (860-882), Sancho Garcés (905-926) o Sancho García Abarca (970- 994), entre otros.

El Libro de la Regla del monasterio señala que fueron siete las reinas aquí sepultadas: Jimena, Munia, Oneca, Urraca, Estefanía y Placencia.

En 1867 el conjunto se declaró Monumento Histórico Nacional y se inició un proceso de recuperación de los edificios y de algunos elementos significativos, como la arqueta hoy en el Museo de Navarra, y desde que en 1954 la comunidad benedictina volvió al monasterio es la encargada de custodiar los restos de los reyes, a los que desde 1973 una representación institucional de Navarra rinde homenaje anual.

"Se honra en ellos y en este singular escenario una larga historia" y "es un reconocimiento a quienes forjaron un conjunto humano y territorial que se ha mantenido vivo durante más de 12 siglos y que es la herencia que impulsa el presente y el futuro de Navarra", rezaba el texto leído en el acto.

Una vez explicado, el abad ha abierto la reja del panteón real mientras el coro de monjes entonaba un cántico gregoriano. Ya con la puerta abierta ha tenido lugar la ofrenda, primero la del vicepresidente del Gobierno, Javier Remírez, quien ha ofrecido un facsímil del Ceremonial de la Coronación, Unción y Exequias de los Reyes de Inglaterra.

Después, el presidente del Parlamento, Unai Hualde, ha ofrecido un facsímil de la Redacción Arcaica del Fuero Antiguo de Navarra bajo Teobaldo I.

La presidenta navarra, María Chivite, ha cerrado la ofrenda con una corona de flores mientras sonaba el cántico de respeto y saludo "Agur Jaunak" en las voces de la Coral Nora de Sangüesa.