EFESan Sebastián

La intensa lluvia caída durante toda la noche y la mañana en Guipúzcoa ha causado numeroso problemas de inundaciones y desprendimientos, sobre todo en la comarca del Bidasoa, Rentería y Hernani.

Según han informado los Bomberos de Guipúzcoa y el Departamento vasco de Seguridad, la lluvia ha causado la salida del río Oyarzun en Rentería, donde han quedado anegados garajes y bajeras.

En Irún se han inundado también algunos garajes en esta zona de las afueras de la localidad guipuzcoana. Del mismo modo, la lluvia ha causado inundaciones en la vega del Urumea, en concreto en Hernani, cuyo campo de rugby ha vuelto a quedar totalmente cubierto de agua como ocurre habitualmente en episodios de intensas precipitaciones.

Uno de los incidentes más graves se ha registrado en Lezo, donde un desprendimiento ha obligado a cortar la carretera GI-636 a primera hora de la mañana. A primera hora de esta tarde la carretera ha sido reabierta.

No ha sido el único problema registrado en las carreteras de Guipúzcoa a causa de la lluvia, al haberse producido otros pequeños desprendimientos y formarse balsas de agua en algunos puntos de la red secundaria.

Los mayores problemas se han registrado a primera hora de la mañana, con la pleamar de la madrugada, y han ido remitido a medida que bajaba la marea, sobre el mediodía.

El aviso amarillo por lluvias ha finalizado a las 15.00 horas y se espera que las precipitaciones vayan disminuyendo a lo largo de la jornada.

La presa de Añarbe, que surte de agua a la comarca de San Sebastián, ha recogido desde el pasado viernes un total de 184 litros por metro cuadrado de agua, lo que supone el 107 % de un mes de mayo medio (171 l/m2).