EFELisboa

Las muertes se dispararon hoy en Portugal, cuando se notificaron 218 fallecidos, por encima del récord diario registrado ayer de 167 óbitos, y en una jornada en la que además se volvieron a superar los 10.000 contagios.

El país, que se encuentra confinado, superó hoy la barrera de los 200 muertos por primera vez en toda la pandemia y tras encadenar once días consecutivos por encima del centenar, con 9.246 fallecimientos desde marzo, según el último balance de la Dirección General de Salud (DGS) lusa.

Portugal, con unos 10 millones de habitantes, notificó además 10.455 infecciones en las últimas 24 horas, con lo que volvió a las elevadas cifras de la semana pasada, a pesar de que los martes suelen ser, después de los lunes, un día de números más moderados porque todavía se siente el efecto del fin de semana.

Desde que arrancó la pandemia se han detectado 566.958 casos positivos, de los que más de 135.000 están activos.

Los elevados números de contagios de las últimas semanas siguen aumentando la presión sobre los hospitales, que se encuentran al borde del colapso.

En este momento hay 5.291 pacientes ingresados con covid-19 (126 más que ayer), de los cuales 670 están en unidades de cuidados intensivos (6 más). Ambas cifras son picos máximos de toda la pandemia.

La situación ha llevado a la apertura de hospitales de campaña en algunas ciudades -en Lisboa se abrirán dos esta semana- y aumentan las voces que piden en Portugal que se recurra al sector privado, algo que el Ejecutivo no descarta.

El primer ministro luso, António Costa, señaló el lunes que sólo se recurrirá a los privados cuando sea necesario, y que de momento no se produjo ninguna situación en la que no hubiese otra alternativa.

Portugal está bajo confinamiento desde el pasado viernes, aunque el Gobierno portugués anunció ayer un endurecimiento de las medidas, después de que durante los primeros días se sucediesen imágenes de grupos de personas en la vía pública.