EFELisboa

Dos días después de que haya entrado en vigor el "estado de calamidad" en Portugal, por el que el Gobierno socialista exige test de resultado negativo en coronavirus para entrar al país, a bares y discotecas y grandes eventos deportivos, las farmacias no dan abasto con la demanda para realizarse pruebas.

Los portugueses pueden hacerse cuatro test de antígenos gratis al mes, financiados por el Estado, en casi 800 farmacias y laboratorios del país, que han registrado un fuerte aumento de la demanda esta semana ante las nuevas restricciones.

En Lisboa la situación se ha complicado con el derbi entre Benfica y Sporting, que se celebra este viernes en el Estádio da Luz, que tiene capacidad para acoger hasta 60.000 personas, por lo que ha provocado un mayor interés por estos test de antígenos.

Como ha podido comprobar la agencia Efe, en diez minutos, hasta tres personas han entrado en una farmacia en la céntrica plaza lisboeta de Rossio para ver si podían pedir cita para test y la respuesta era negativa, que no había plazas disponibles hasta el martes; un fenómeno que se repite en las diferentes farmacias que realizan test en la turística zona de la Baixa.

Las personas que sí que tenían cita para este viernes eran aquellas que habían reservado hacía dos días.

En Lisboa, son varias las farmacias y laboratorios que han abierto casetas en la calle para realizar los test y las colas son continuas.

Frente al puesto habilitado por la farmacia Azevedo, en Lisboa, Tobias Leon Touzard, austríaco estudiando en Lisboa, hace fila pese a no tener cita porque tiene entradas para el derbi de esta noche y todavía no ha conseguido el test negativo.

"Pensaba que podía venir sin cita pero acabo de ver que no es posible y lo estoy intentando pero me dicen que hoy no se puede, así que estoy haciendo fila para que me digan dónde puedo hacérmelo. La aplicación móvil me dice que para hoy no dan cita en ninguna farmacia", lamenta en declaraciones a Efe.

Aogan Mostafa llegó este jueves a la capital con cuatro amigos desde Suecia para ver el partido de fútbol y se enfrenta esta mañana a la ardua tarea de encontrar un hueco para realizarse el test.

Fue "un poco difícil" para él encontrar la información sobre las nuevas restricciones en Portugal "porque se anunció con muy poco tiempo de antelación", pero, una vez las encontró, considera que las reglas son sencillas.

Desde las farmacias de la Baixa, pese a no dar datos concretos, explican que no hay citas disponibles para test de antígenos por tratarse de una zona turística, pero que en barrios menos masificados pueden liberarse plazas antes.

La ministra de Sanidad portuguesa, Marta Temido, ha reconocido este viernes en declaraciones a los medios locales que es posible que haya algún "estrangulamiento" en la oferta de pruebas, una situación que ha asegurado que se solucionará "con el paso de los días".

De acuerdo a cifras difundidas por el medio luso Jornal de Notícias, el 35 % de los municipios en Portugal no tienen farmacias con test gratis.

Portugal, que acumula una incidencia de 374 por cada 100.000 habitantes a 14 días, vive actualmente la quinta ola de la pandemia, con cifras de contagios que se duplican cada pocas semanas.

El 1 de diciembre el país entró en "estado de calamidad" y exige test negativo, incluso a vacunados, para el ocio nocturno, las visitas a residencias y hospitales, los recintos deportivos y los grandes eventos.